•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tres agentes policiales de seguridad de la Casa Presidencial que presuntamente participaron en la violación de una niña de 12 años que padece deficiencia de aprendizaje, serán dados de baja deshonrosa, aseguró el comisionado mayor Fernando Borge, jefe de Relaciones Públicas de la Policía Nacional.

Esto confirmó la promesa que la comisionada mayor Carolina Torres --Directora de la División de Asuntos Internos de la Policía Nacional-- hizo al padre de la niña y a la licenciada Andrea Rothschuh, abogada del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, a quienes también les aseguró que el caso pasaría al Ministerio Público, para que los señalados respondan por esta acusación ante los juzgados.

La fiscal de género del Ministerio Público, doctora Odette Leytón, dijo que su institución ya fue notificada del caso y la comisionada general Glenda Zavala, jefa de la Dirección de Auxilio Judicial, remitió el expediente de los tres señalados, donde se asegura que están detenidos.

“Con el expediente estamos analizando el caso y haciendo las indagaciones necesarias para el proceso judicial”, expresó la fiscal Leytón.

El padre de la niña, quien ayer fue llamado de Auxilio Judicial para la continuidad del caso, dijo que es satisfactorio ver que las autoridades están dando lugar a los trámites judiciales, sin embargo, alegó, en primer lugar, que no fueron tres quienes participaron en el delito, sino cinco.

Por otra parte, se quejó de las autoridades del Distrito Dos, por la falta de acción al respecto y los obstáculos que encontró para poder obtener justicia, algo que aún falta por alcanzar.

Enfatizó en que la investigación debe profundizarse para que quienes participaron sean efectivamente castigados.

Denunciante señala que fueron cinco

La abogada Rothschuh especificó que en la denuncia del caso de la niña identificó que fueron cinco los implicados, dos con uniforme azul, dos de negro y un quinto civil. Que la menor estaba en el parque, en las cercanías de la casa del presidente Daniel Ortega, paseando a su perrito.

Posteriormente, uno de los agentes, de nombre César, quien siempre le metía plática, se acercó. Usando a la mascota la llevó hasta una patrulla donde estaban otros agentes, le taparon la boca y la llevaron a una casa cercana, cuidada por un civil de seguridad, donde la obligaron a tomar una gaseosa que la hizo sentirse mareada.

La niña despertó en el piso, con la ropa rasgada y con sangre. Suelta en llanto tomó al perrito y regresó desesperada a su casa. Ese mismo día interpusieron la denuncia en el Distrito Dos, donde no le pusieron atención.

Posteriormente fueron a Auxilio Judicial, donde según el denunciante le dieron largas al caso y se realizaron interrogatorios revictimizantes, faltando a lo especificado en la Ley 779.

La abogada se preguntó cómo es posible que un agente policial, que debe proteger a la población, y más uno de seguridad presidencial, pueda cometer un delito como la violación de una niña de 12 años. Por tanto, espera que contra estos caiga todo el peso de la ley.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus