•   Peñas Blancas, Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La tranquilidad y el tráfico internacional por el puesto fronterizo de Peñas Blancas se vieron abruptamente interrumpidos la tarde y noche de ayer, producto del estallido de un furgón que causó la muerte al rivense Jorge Castillo Pérez de 45 años, quien trabajaba para el Organismo Internacional Regional de Sanidad Agropecuaria, OIRSA.

De acuerdo a Augusto César Baca, cuñado de la víctima, afirmó que el accidente ocurrió a las 5:20 de la tarde, cuando Castillo se disponía a fumigar el contenedor del furgón, el cual trasportaba productos químicos.

Relató que su cuñado no tenía ni un minuto de haber ingresado a la rastra cuando surgió la explosión, aparentemente debido a la reacción poderosa que tuvo el químico cuando inició la fumigación.

Al primer estallido siguieron otros en serie, mientras el cuerpo sin vida de Castillo fue catapultado a unos diez metros.

Paralelo a los estruendos, el pesado vehículo ardió en llamas y el fuego se cruzó a otro furgón que estaba a la par y ambos fueron reducidos a ceniza y chatarra.

Otro trabajdor con quemaduras

La vocera de la policía de Rivas, subcomisionada Luisa Amalia Chavarría, señaló que el también trabajador de Oirsa, Jairo Luciano Espinoza Chávez, de 31 años, resultó con quemaduras en el antebrazo, rostro y cuello y que fue remitido al Hospital de Rivas.

Los continuos estallidos, sumado a la densa capa de humo negro que se elevaba a más de cien metros de altura, era divisada a más de 10 kilómetros y era un claro aviso de que en la Frontera con Costa Rica, sucedía una tragedia.

Hasta la hora de nuestro cierre los conductores de los furgones siniestrados no habían aparecido por ningún lado y de acuerdo a Chavarría, ambos automotores habían ingresado procedentes de Costa Rica y el que transportaba el material químico en el que inició el fuego, era conducido por José Miguel Rojas Alvarado y el otro por el hondureño Mario Rivera Mejía.

Bomberos de Costa Rica apoyaron

Tras la explosión, varios conductores de furgones que estaban cerca del lugar, subieron velozmente a los automotores para ponerlos a salvo, tal es el caso de los salvadoreños José Alberto Pérez y Leonardo Portillo, quienes trasladaban de sur a norte un cargamento de fríjoles.

“Esto parecía la guerra con los estallido y la gente atemorizada; nunca lo había visto en una frontera en mis 26 años de camionero” relató Pérez.

El siniestro tardo más de dos horas y fue controlado gracias al apoyo de

bomberos de Costa Rica, quienes se trasladaron desde Liberia y el cantón de La Cruz, para apoyar a sus colegas rivenses.

A la hora de nuestro cierre, el tráfico internacional seguía varado producto de las investigaciones que ocasionaron el lamentable siniestro.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus