•   Esteli, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Policía esteliana intensificó la campaña para prevenir los accidentes de tránsito, mediante la implementación de una serie de acciones entre las que destaca el incremento del patrullaje en las zonas donde mayor cantidad de esos hechos han ocurrido en lo que va de 2012.

La comisionada Elvia Hidalgo, jefa de la Dirección de Tránsito en este departamento, dijo que la Policía ha suspendido de forma temporal 52 licencias a conductores que circulaban borrachos y la suspensión de por vida de una, mientras que la imprudencia peatonal ha dejado dos muertos.

Hidalgo destacó el trabajo desarrollado por las Brigadas de Regulación Estudiantil de Tránsito, que suman 24 en este departamento, pero también señaló que algo que le entristece es la actitud de personas que se movilizan en motocicletas y que, conociendo el peligro, suben hasta tres personas, entre ellas a la esposa con bebés en los brazos.

Según investigaciones periodísticas, cuatro millones y medio de córdobas han dejado en pérdidas los accidentes viales en Estelí en lo que va el año. Las autoridades no brindaron información comparativa con años anteriores.

La comisionada Hidalgo eludió comentarios, aunque señaló que hasta ahora registra un total de 308 accidentes, con resultados de 31 lesionados y 16 muertos. Esto no incluye a dos personas que fallecieron un mes después de haber sufrido lesiones, entre los que figura un joven empresario.

Las causas

Realizar giros indebidos por parte de los conductores, figura entre las principales causas que generaron estos hechos, con un total de 94. Le siguen la falta de precaución al retroceder, con 51; no guardar la distancia, 50; desatender las señales, 39; interceptar el paso, 25, y otras en menor proporción como la invasión de carril contrario, conducir en estado de ebriedad, el mal estado mecánico y la presencia de ganado en la vía.

Según Hidalgo, los días en que ocurren más accidentes son los lunes, martes y sábados, mientras que los horarios de mayor ocurrencia son de las 4:00 a las 8:00 am; de las 9:00 a las 12:00 meridiano, y con menor incidencia por la tarde. Los motociclistas se llevan el primer lugar, seguidos de quienes se movilizan en camionetas y autobuses.

Aunque durante el año 2012 en Estelí la cantidad de accidentes automovilísticos ha disminuido, la peligrosidad se ha incrementado y eso se refleja en la cantidad de víctimas.

Para esta época en el 2011 la Policía registraba un total de 498 accidentes, ahora van 308, pero los muertos solo eran nueve. A la fecha ya se rebasó la cantidad de fallecidos del año pasado.

Más vehículos

Hidalgo se mostró preocupada, además, por el incremento acelerado del parque vehicular existente en el departamento de Estelí, mismo que es calculado en casi 23 mil automotores, cuando hasta hace dos años no se superaban los 17 mil.

De igual forma, la cantidad flotante de vehículos que son los que circulan por la vía Panamericana, que atraviesa tres de los seis municipios que conforman el departamento y que también provocan accidentes.

Eso podría ser un indicativo para el aumento de los niveles de accidentes automovilísticos, junto al crecimiento poblacional por el desarrollo comercial y productivo que vive el departamento, frente a 118.02 kilómetros de red vial.

Entre los lugares donde este año se ha reportado mayor incidencia de accidentes, figuran el kilómetro 147 de la Carretera Panamericana, tramo que atraviesa la ciudad de Estelí, en el sector conocido como cuesta La Kukamonga, km 169, y en el 158, sector de La Virgen.

En ese trayecto la Policía reporta un total de 10 personas fallecidas. Aunque la mayoría de accidentes ha ocurrido sobre la vía internacional, hay otros ramales de carretera como el que conduce de esta ciudad hacia la parte noreste, específicamente en el sector conocido como Los Cerritos, donde han ocurrido varios hechos lamentables.

Hidalgo señaló que el mes con mayor número de accidentes ha sido marzo, donde en un solo caso hubo cinco muertos. Desde entonces, ese fenómeno se ha incrementado por la irresponsabilidad de conducir en estado de ebriedad.