•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La última esperanza de los transportistas de la Cotrán y de la Cotracenic para regresar a “la normalidad”, tras casi un mes operando en las afueras de la terminal del Mercado de Mayoreo, es que el Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, les otorgue el aval requerido para la construcción de su propia parada.

Así lo indicó Denis Castro, Vicepresidente de la Cotrán, quien además señaló una serie de dificultades que atraviesan tanto los usuarios como los transportistas de una flota de casi 80 unidades, que desde el mes pasado operan a la intemperie en el tramo final de la pista del Mercado de Mayoreo.

“Hay pláticas formales con el MTI. Pidieron que se le presentaran algunos requisitos como la ubicación del terreno, así como algunos planos, el diseño posible que se pueda hacer, al menos provisionalmente, hasta que esté en definitivo la terminal. Tenemos entendido que ellos van a ver el terreno e iban a avalar que la Cotrán se vaya a ese terreno”, explicó.

Cobros exorbitantes

La manzana de la discordia entre los agremiados radica en que desde hace varios años la terminal del Mayoreo está en manos de Luis Jiménez, Presidente de Cooatlántico, lo cual mantiene inconformes a los cooperados de Cotrán y de Cotracenic, quienes denuncian supuestos abusos en los cobros por el uso de la terminal.

Pese a que Jiménez ha desmentido tales anomalías, los inconformes aseguran que es imposible sostener los pagos por el arriendo del uso de suelo, y, peor aún, al final de año ni siquiera reciben las utilidades que estipula el acuerdo inicial del contrato de arrendamiento.

“Queremos llamar la atención de las autoridades para que se resuelva de una vez por todas el asunto del contrato. Está dicho hasta la saciedad que este contrato se ha manejado de una forma que desconocemos. Hicimos algunas comparaciones de cobros con otras terminales y aquí se cobran tasas de peaje exorbitantes”, señaló Castro.

Nueva terminal por semáforos de Sabana Grande

Según el transportista, la nueva terminal de la Cotrán y Cotracenic estará ubicada en un terreno situado 100 metros al sur de los semáforos de la entrada a Sabana Grande.

Pero mientras el MTI otorga ese permiso, quienes siguen sufriendo las consecuencias del conflicto son los usuarios, quienes esperan durante horas sus autobuses, de pie, bajo la lluvia o el sol.

“Hay un desorden porque las condiciones de afuera no son como las de adentro (en la vieja terminal). Sería bueno que se arreglaran lo más pronto posible, porque el usuario está enfrentando malas condiciones. Es horrible estar bajo la lluvia porque uno se tiene que meter al bus y se siente mucho calor y sofocamiento, a diferencia de estar en la otra terminal”, expresó Mario Vílchez, mientras subía al bus que lo llevaría hasta Jinotega.

Inseguros

Los temores de otros usuarios giran en torno a la seguridad. Expuestos en plena vía pública, donde la cantidad de autobuses ha desatado un caos vehicular, los viajeros temen perder el equipaje o ser víctimas de la delincuencia.

“Hay mucha inseguridad e incomodidad, porque uno está al pendiente de los delincuentes”, dijo la señora Telma Sánchez.