•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Unos 380 kilómetros de carreteras y caminos de la red vial del país quedarán sin repararse debido a la falta de fondos, anunció el Fondo de Mantenimiento Vial, Fomav, entidad que, sin embargo, destacó que ya ejecutó más del 65% de los proyectos planificados para este año.

La meta del Fomav para 2012 era reparar 2,965.15 kilómetros de los 3,340 que forman de la red vial principal revestida y no revestida, y para ello se contaba con C$854 millones, no obstante, los fondos disponibles no dan para cubrir lo proyectado, por lo que dejará sin atender 378.58 kilómetros.

El pegón estuvo en las recaudaciones, pues dicha entidad obtuvo menos de lo esperado durante enero, febrero y abril, por lo que se proyecta obtener un poco más de C$ 828.7 millones.

De esa cantidad, una partida presupuestaria llega vía transferencia a las 153 municipalidades. Según datos del Fomav, este año esa cifra supera los C$161 millones.

Temporada lluviosa benévola

En cuanto a la ejecución de proyectos, las autoridades afirman que el comportamiento de la presente temporada lluviosa ha beneficiado la ejecución rápida de los proyectos, pues el año pasado, producto de las precipitaciones, más de 800 kilómetros de caminos y de carreteras quedaron en malas condiciones.

Y aunque se está trabajando en distintos puntos del país, las obras de prioridad se ejecutan en zonas altamente productivas como Matagalpa y Jinotega, y en áreas turísticas como San Juan del Sur, Casares y La Boquita, entre otras.

Uno de los proyectos significativos que está por concluir es la construcción del puente El Ostional, en el departamento de Rivas, que facilitará la comunicación ininterrumpida a los moradores de cuatro localidades que antes, en la temporada de lluvias, constantemente quedaban “atrapados”. En la obra se invirtieron C$20 millones.

De acuerdo con las autoridades del Fomav, ya el último grupo de proyectos fue sometido a licitación pública.

El año pasado, el Fomav resaltó que a partir de 2012 se desarrollaría un nuevo sistema de licitaciones, sometiendo todos los proyectos en grupo a los procesos, con lo cual se lograría ganar tiempo en la ejecución de las obras de vialidad.