• Managua, NicaraguaLa meta |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Una población de 933 estudiantes del Colegio Nuestra Señora de Guadalupe en el municipio de Ciudad Sandino, interrumpieron sus clases desde el lunes por la falta de agua potable, decisión drástica que tomaron los docentes tras el robo de una bomba para la extracción del vital líquido del pozo que los abastece.

La insalubridad generada en el centro por la falta de agua, no solo afectó las clases de los estudiantes en los turnos matutino y vespertino, sino también la atención que reciben 180 niños en el comedor escolar, a quienes se les da el almuerzo de lunes a viernes, denunció la directora del colegio, Jeanette Olivas Reyes.

Olivas señaló que el pasado fin de semana en horas de la madrugada, personas desconocidas entraron por la parte trasera del recinto donde está el pozo, y tras saltar el muro se robaron la bomba valorada en 2,000 dólares.

“El colegio solo cuenta con el agua del pozo, y al hacernos ese robo nos quedamos sin clases porque no tenemos agua para los servicios higiénicos, tampoco se les podrá dar el almuerzo a los niños; es un servicio que se tuvo que suspender y nos vemos afectados”, manifestó Olivas.

Salieron a marchar

Coreando el lema: “Robarle a nuestra escuela es robarle a la comunidad”, los padres de familia y alumnos que resienten la situación marcharon ayer por la mañana en las calles de Bello Amanecer para condenar el hecho y concienciar a la población.

Los docentes que encabezaron la caminata, aprovecharon para solicitar la colaboración económica de los habitantes, ya que necesitan comprar la bomba y los artefactos eléctricos que los delincuentes también robaron.

“Como madre me siento decepcionada, es el colmo que nos dejaron sin agua en el colegio, los estudiantes se atrasan y los niños que vienen a comer no recibirán la alimentación”, dijo Karla Uriarte Castillo, quien tiene tres hijos estudiando en este centro.

Ana López, una de las trabajadoras del colegio, calificó de negativo el accionar de los delincuentes: “Las clases se suspendieron desde el lunes y afectaron a la comunidad estudiantil, creo que se debe concienciar a la gente”, declaró.

La meta

La directora del colegio, Jeanette Olivas, destacó que la meta de recaudación es de 2,000 dólares. Y aunque solo han logrado reunir un total de 260 dólares están confiados que en el transcurso de esta semana podrán resolver el problema.
Ante esta inesperada situación, cualquier persona que desee colaborar puede llamar a las oficinas del centro, al número telefónico 2269-0883.