• Bogotá, Colombia |
  • |
  • |
  • EFE

Casi 50 años después del nacimiento de la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, esta organización y el Gobierno iniciarán en octubre negociaciones de paz en Oslo, tras alcanzar un acuerdo por el que ambas partes se comprometen a poner fin al largo conflicto armado.

El llamado “Acuerdo general para la terminación del conflicto” es fruto de seis meses de conversaciones exploratorias en La Habana, y del acompañamiento de los Gobiernos de Cuba y Noruega, confirmó ayer el presidente Juan Manuel Santos, durante una esperada alocución a la nación, una semana después de hacer públicos esos acercamientos.

A estos países, según Santos, se sumarán Venezuela y Chile como acompañantes del proceso.

El acuerdo es resultado de conversaciones “discretas”, y “tiene su origen en unos canales que había establecido el Gobierno anterior (de Álvaro Uribe) y que nosotros retomamos”, afirmó Santos.

Lo pactado en La Habana incluye “el propósito, la agenda y las reglas del juego” para lograr un “acuerdo final”, y así cerrar un largo ciclo de violencia en Colombia.

Para Santos, la novedad de este proceso de paz respecto a los anteriores que concluyeron en fracaso, es que se llevará a cabo fuera de Colombia, concretamente en Oslo, “en la primera quincena de octubre, y luego continuará en La Habana”.

Los puntos a negociar

El presidente Juan Manuel Santos explicó que el acuerdo contempla una hoja de ruta compuesta por una agenda de cinco puntos.

Los asuntos a discusión son desarrollo rural y mayor acceso a la tierra; garantías a la oposición política y participación ciudadana; fin del conflicto armado, que implica dejar las armas y reinserción de los guerrilleros a la vida civil; búsqueda de solución al problema del narcotráfico; y derechos de las víctimas.

Los Gobiernos de Noruega y Cuba, anfitriones y garantes del proceso, celebraron el anuncio con el ánimo de seguir trabajando por la paz en Colombia.

“Exige valor alcanzar la paz. Quiero alabar a las partes por comenzar un diálogo que puede acabar con el largo conflicto armado”, dijo el ministro de Asuntos Exteriores noruego, Jonas Gahr Store.

Y el Gobierno cubano expresó su satisfacción por las conversaciones previas celebradas en La Habana al confirmar, a través de su embajador en Bogotá, Jorge Iván Mora, que seguirá prestando “su ayuda solidaria y sus buenos oficios”.

Jefe de las FARC dispuesto al diálogo

El máximo jefe de las FARC, Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko”, afirmó ayer que “la paz es cuestión de todos” los colombianos, y que “la llave” no la tienen ni el presidente Juan Manuel Santos ni él, sino el pueblo

En el mensaje en vídeo de “Timochenko”, del que el lunes se había ofrecido un fragmento en el sitio de internet del grupo rebelde, el líder de las FARC dijo a sus compatriotas que “ha vuelto a abrirse la puerta de la esperanza”, y les exhortó a “marchar por la paz, por la construcción entre todos de un nuevo país”, de “echar el portón a los amos violentos”.

Londoño Echeverri criticó a las elites colombianas y exigió terminar con las injusticias en su país.