• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

“Como mujer y como directora de la Policía, cualquier fallo y cualquier error de nuestros hermanos policías obviamente nos duele, pero también me siento orgullosa de que esta institución no tiene el más mínimo reparo de buscar las soluciones a sus problemas”, afirmó la primera comisionada Aminta Granera, en relación con el caso de la niña con discapacidad intelectual que fue presuntamente violada por tres policías de la protección presidencial y por un vigilante privado.

La jefa policial aseguró que la institución reconoce los errores que cometen algunos policías y toma medidas “duras” contra ellos, como llevarlos a los tribunales de justicia.

La Policía Nacional dio de baja deshonrosa a tres agentes, quienes fueron acusados por el Ministerio Público en los Juzgados de Managua. Los padres de la menor aseguraron que la niña reconoció a dos más.

“Están acusados tres (policías) porque son de los que nosotros tenemos los indicios fuertes. Si los resultados del ADN o los avances de las investigaciones nos confirman que hay evidencia para acusar a dos, a cinco o a 10 policías más, lo vamos a hacer”, expresó Granera.

“No se preocupen, lo vamos a hacer con la misma determinación que hemos acusado a estos tres”, reafirmó la primera comisionada.

La jefa policial reconoció que la denuncia no fue recibida de manera diligente, y que por eso el caso lo retomó la Dirección de Auxilio Judicial.

“En el Distrito Dos, efectivamente, no hubo la acogida (de la denuncia) responsable que se tendría que haber dado en ese momento, y es precisamente por eso que se trasladó el caso a Auxilio Judicial”, aseveró Granera.

La fiscal Odette Leytón, Directora de Unidad de Género del Ministerio Público, expresó que las acusaciones son producto de las conclusiones de la investigación de la Policía Nacional en el caso.

“El Ministerio Público, en base de los principios y de la objetividad probatoria está acusando a dos policías por violación y a otro por abuso sexual. Eso es lo que dictaminó la Policía. Según la denuncia, se hace referencia no de tres sino de cinco, pero se habla de uno que chateaba por teléfono. Eso no es un elemento probatorio, además que no se le pudo ubicar en el delito”, expresó la fiscal Leytón.

Vigilante es testigo

La fiscal Leytón mencionó que el vigilante, que había sido mencionado como uno de los que participó en la violación contra la niña, es quien ubicó a los acusados. Por eso se le presenta como testigo.

Agregó que no puede incluir a terceras personas sin tener los suficientes elementos de convicción para formular una acusación sólida, sin embargo, si se desea acusar más allá de lo señalado por el Ministerio Público, la familia de la víctima tiene todo el derecho de hacer una acusación particular.

Gonzalo Carrión, Director del Área Jurídica del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, dijo que el reclamo del padre de la niña es legítimo, porque en el testimonio la menor señala a cinco policías y a un vigilante civil como partícipes del delito.

Carrión expresó que mañana viernes en los juzgados se continuará con las audiencias del caso, y el Cenidh mantendrá el acompañamiento a la víctima, para observar si se cumplen los procedimientos legales establecidos para que la niña pueda tener justicia.