• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Para Jessica Benavides este será un año decisivo. Iniciar la carrera de Medicina depende en gran medida de que concluya con éxito su bachillerato. Aunque está a un paso de realizar su sueño, piensa en el futuro de muchos otros adolescentes que no tienen la misma oportunidad en la vida.

Esta joven de 18 años está consciente de que más de la mitad de los adolescentes en el país en edad de asistir a la educación secundaria no lo hacen, por distintas razones. De cada cien adolescentes solo 45 ingresan a las escuelas, siendo el país uno de los que menos invierten en educación.

La Federación Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabajan con la Niñez y Adolescencia, Codeni, estima que las niñas, niños y adolescentes representan más del 40.4% de los habitantes del país, es decir 2.2 millones de personas.

Benavides forma parte de las voces que este año nuevamente se unieron para formar parte de la campaña “Con salud y educación, sí tengo un chance”, que impulsa Codeni.

“Un amigo mío se tuvo que salir de clases y se metió a las drogas a muy temprana edad, porque sus padres no lo apoyaron en la educación”, dice Benavides, quien cree que a este joven se le debe dar un chance para coronar sus estudios y salir de ese mundo de la drogadicción.

Yadis López, otro joven, cree que los adolescentes deben tener acceso a servicios de salud sexual y reproductiva. “Se deben prevenir enfermedades de transmisión sexual y los embarazos”, manifestó.

A sus 18 años Norma Mendoza Acuña es una fiel vocera de Codeni entre los jóvenes del barrio Laureles Sur y se ha dado cuenta de que la mayoría de los jóvenes no está en las escuelas por falta de dinero o por la lejanía de los centros.

En el peor de los casos estos jóvenes “se desobligan de su derecho que es estudiar” y, en el otro, las chavalas se embarazan por falta de información, desde los 13 años. Mendoza espera un cambio en el futuro.

El énfasis de la campaña es hacer visibles las recomendaciones dirigidas a cumplir con los derechos de los y las adolescentes. Continuar exigiendo una asignación del 7% del Producto Interno Bruto, PIB, para Educación y el 5% para Salud, es también otro de los objetivos de la campaña.

“Creemos que con ese aumento se puede mejorar el acceso a la educación para que los estudiantes puedan seguir desarrollando su nivel educativo, y en salud pensamos que los adolescentes requieren servicios que puedan centrarlos en la prevención del embarazo”, manifestó la representante de Codeni, Adilia Amaya Talamante.

El presupuesto destinado al Ministerio de Educación en los últimos años no ha superado el 3.9% del total del PIB, dijo Amaya. Codeni incluirá sus aportes en un informe que presentará al Comité de los Derechos de la Niñez de Naciones Unidas.

Sin embargo, la representante de Codeni reconoce que existen avances en este tema. Recientemente recibió con agrado la noticia de que en la reforma al Presupuesto General de la República 2012, se asignó una partida de 324.5 millones de córdobas para el Ministerio de Salud y se incluyó otra de 171.8 millones de córdobas para el Ministerio de Educación.