•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Desde la tarde del jueves que recobró su libertad y salió del Sistema Penitenciario de Tipitapa, el paradero del estadounidense Jason Zachary Puracal es todo un misterio, y en algunos portales hasta se detalla que se encuentra en un lugar seguro fuera de Nicaragua.

Puracal permaneció preso en cárceles de Nicaragua junto a diez sanjuaneños durante un año, diez meses y tres días, y su pesadilla inició el 11 de noviembre de 2010, cuando los arrestaron a todos en un operativo policial realizado en San Juan del Sur, y luego fueron acusados y condenados por los delitos de lavado de dinero, crimen organizado y transporte de drogas.

Pero el 12 de septiembre, los magistrados de la Sala Penal del Tribunal de Apelaciones de Granada emitieron la sentencia número 80, en la que ordenan liberar a todos los imputados y anular el juicio en el que se les declaró culpables.

Los diez sanjuaneños recobraron su libertad a las seis de la tarde del jueves, y minutos después salió Puracal en el vehículo de su abogado Fabrith Gómez, quien también ha preferido guardar silencio ante los medios de comunicación, y hasta mantiene apagado su celular, por lo que se desconoce el paradero del estadounidense.

¿Fuera de Nicaragua?

En sitios web Terra USA, se detallaba la tarde de ayer que “Jason Puracal está en un lugar seguro pero no revelado, según una declaración emitida el jueves por la noche por Eric Volz, Director Gerente de la Agencia David House, que ha estado ayudando a la familia de Puracal”.

Cabe destacar que Volz es el norteamericano que también fue procesado en Nicaragua por el delito de violación y asesinato en perjuicio de su novia Doris Ivania Jiménez, hecho ocurrido en noviembre de 2006, y aunque en primera instancia a Volz lo declararon culpable y lo sentenciaron a 30 años de cárcel, en diciembre de 2007 los magistrados del mismo tribunal de Granada le revocaron la sentencia y ordenaron su libertad.

Pero mientras Puracal guarda total silencio y festeja en misterio su libertad, los diez sanjuaneños --que antes habían pasado por el Santuario de Popoyuapa, para agradecer a Jesús del Rescate por haber sido liberados-- fueron recibidos a la medianoche del jueves por una multitud que los esperaba en la entrada de la ciudad turística de San Juan del Sur.

Roger Núñez, quien había sido condenado a 15 años de prisión, dijo que desde el 11 de noviembre de 2010 lo tenían en prisión injustamente, “haciéndome pasar una larga pesadilla porque me separaron de mi familia, de mis amistades, y me acusaron de delitos graves cuando nunca he tenido problemas con nadie, y qué mejor prueba que el calor y el recibimiento masivo de los pobladores que siempre estuvieron pendientes de este proceso”, indicó.

Agregó que una vez que se recupere del trauma que sufrió en las cárceles de Rivas, Auxilio Judicial Nacional y la Modelo de Tipitapa, continuará sus estudios de Derecho. En tanto, Ronald Danilo Sánchez, que había sido condenado a 22 años, manifestó que nuevamente se dedicará a la pesca, y que espera recuperar la embarcación que le ocuparon, “ya que siempre he vivido de la pesca, y gracias a Dios las dos empresas a las que les entregaba mis productos van a continuar trabajando conmigo”, indicó.

La sentencia que favoreció a los sanjuaneños y a Puracal fue emitida el último miércoles, y en ella los tres magistrados que integraron la Sala Penal, expresan claramente que el exjuez suplente de juicio de Rivas Kriguer Alberto Artola Narváez, actuó de manera parcializada a favor del Ministerio Publico y de la PGR.

A la vez, argumentan que en el proceso se violentó derechos y garantías constitucionales, y que hubo violación al derecho de defensa, ya que el exjudicial Kriguer excluyó los medios probatorios de las defensas sin dar razones o fundamentos, y esta fue una de las causales por la que los magistrados acordaron anular el juicio y dejar en libertad a los procesados, y la otra causal fue que la sentencia condenatoria no fue fundamentada.