•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • El País

No hay indicios de que exista una sola copia completa de Inocencia de los musulmanes, un supuesto largometraje biográfico sobre el profeta Mahoma, de bajo presupuesto y valor artístico aún menor. Lo único que existe es un tráiler (publicidad) de 14 minutos de duración, publicado en la red de vídeos de YouTube, con claras intenciones vejatorias hacia el fundador del islam.

En el vídeo se ve a un Mahoma mujeriego, violento y de escasa inteligencia, definido por los demás como un acosador de niños y un homosexual.

En julio de 2011, una productora llamada DW convocó un casting para Guerrero del desierto, “un filme de aventuras localizado en el desierto de Arabia”. El protagonista sería George, “un líder fuerte, un romántico, un tirano, un asesino sin remordimientos”. Se especificaba: “El presupuesto será ultrarreducido”. Se encontraron los actores y el rodaje se hizo en algunas localizaciones reales pero, sobre todo, en un plató, ante un croma, con imágenes luego añadidas por ordenador.

Nada más se supo de Guerrero del desierto hasta este verano, cuando el tráiler de la película de Mahoma apareció en YouTube. Fue subtitulado posteriormente al árabe y otros idiomas.

Se trata de una burda sucesión cronológica de escenas, mal montadas, en la que los actores han sido pobremente doblados, sobre todo, cuando se pronuncia el nombre de Mahoma.

Posteriormente, los intérpretes explicaron que en el estudio se había cambiado el nombre del protagonista, de George a Mahoma, para montar el producto final.

Una anciana dice, doblada, en el vídeo: “Tengo más de 120 años. En mi vida nunca he conocido a un matón asesino como Mahoma. Mata a hombres... Vende a niños como esclavos después que él y sus hombres los hayan usado”. Hasta el jueves, el tráiler tenía 1.5 millones de visitas en YouTube, un tráfico modesto en una Red en la que el vídeo más visto tiene 777 millones de reproducciones.

El director estuvo en la cárcel

La agencia Associated Press identificó al director, que inicialmente empleó el seudónimo de Sam Bacile, pero que en realidad responde al nombre de Nakoula B. Nakoula, de 55 años, un cristiano copto que el año pasado estuvo en la cárcel por fraude bancario, según el diario The Wall Street Journal.

La Policía visitó su hogar en la localidad de Cerritos, en California, la noche del miércoles. Ante los medios, Nakoula ha dicho que su único papel fue el de dirigir la compañía que produjo el largometraje.

Entre quienes también participaron en la producción se halla Steve Klein, un activista cristiano de EU, que defendió el miércoles que la película existe, y que se estrenó este verano en un pequeño cine de Los Ángeles, algo de lo que no hay indicio alguno.

Los actores, que ahora se encuentran en el punto de mira del mundo entero, protestaron a través de un comunicado. “Estamos horrorizados por la reescritura radical del guión y las mentiras que se contaron a todos aquellos inmiscuidos en la producción”, dijeron.

Google, la empresa dueña de YouTube, ha impedido la difusión del vídeo en Libia y en Egipto para evitar protestas. El Gobierno de Afganistán ha prohibido el acceso a sus ciudadanos a esa red de vídeos para impedir que se propaguen las reacciones violentas en ese país asiático, donde hay una cuantiosa delegación diplomática de EU.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus