•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los especialistas a cargo de la restauración de la nave central y lateral sur de la planta alta y exterior de la Basílica Catedral de León, confirmaron a El Nuevo Diario que fueron identificadas una serie de fisuras, que aunque no representan peligro de desplome, han ocasionado en los últimos años infiltración de agua en época de invierno, provocando daños irreversibles al resto de la estructura del imponente monumento patrimonial.

La Insigne y Real Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, fue construida entre 1747 y principios del siglo XIX con diseños del arquitecto guatemalteco Diego José de Porres Esquivel, fue elevada a Basílica por el papa Pío IX, y proclamada el 28 de junio de 2011 por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Unesco, “Patrimonio Cultural de la Humanidad”.

La última intervención que recibió esta joya arquitectónica fue hace más de 20 años. Los trabajos de restauración que se ejecutan actualmente obedecen a una de las tantas recomendaciones brindadas en su momento por la Unesco a las autoridades nacionales.

“Durante las inspecciones se logró constatar que el edificio en sí está en perfectas condiciones y no tiene peligro de nada, solo que el revoco por los materiales que fueron utilizados en la última intervención o restauración hace más de 20 años, no contribuían a que el edificio se conservara más tiempo, como se pensaba, y actualmente se trabaja en el reemplazo del revoco en las fisuras que se encontraron en todas las cúpulas”, dijo el padre Juan Carlos Castillo, vicario de la Basílica Catedral.

Las cúpulas se ubican en la planta alta del edificio, que consta de cinco terrazas en donde se aprecian 100 perillas o pináculos, además de 34 cúpulas o cupulines de seis metros de diámetro, que adornan la estructura externa y superior del monumento.

Fisuras y desprendimientos

Reiteró el religioso y especialista en restauración de imágenes, que hay fisuras y huecos de todos los tamaños, desprendimiento en las bases de las cúpulas, un ejemplo de ello son las dos áreas, de la nave lateral norte que no están intervenidas, en ellas también encontramos fisuras, dijo.

Los trabajos de la primera fase de restauración de la estructura superior externa del edificio patrimonial tienen un avance del 60%; está siendo ejecutado por el Instituto Nicaragüense de Cultura, INC, y se invierten C$2,026,000 aportados por el Gobierno central. La obra está prevista a concluir en diciembre del presente año con la consolidación e impermeabilización de las cubiertas.

En este sentido, monseñor César Bosco Vivas Robelo, Obispo de la Diócesis de León, argumentó que es visible el trabajo que se ha realizado en la parte del techo o terraza, “se ha trabajado bastante en la limpieza y la impermeabilización, o sea, en la sanación de los daños que tenía la estructura física. Estamos contentos porque observamos que los trabajos se están haciendo con mucha seriedad”, afirmó.

Agregó el prelado que como iniciativa propia están reparando imágenes y altares que se encuentran en mal estado, analizan el tipo de pintura y el presupuesto que será destinado en la pintura de toda la estructura interna del edificio.

“La intervención que se realiza en la nave central en y la nave lateral sur de Catedral es la más adecuada, además de la limpieza y las reparaciones que se realizan en algunas cúpulas, porque el material utilizado en la anterior intervención (1992), no fue el más adecuado, y hemos identificado daños menores en el techo, cupolines, linternillas alustradas y en los pináculos”, comentó el religioso y especialista en restauración de imágenes.

Recomendaciones técnicas

Como seguimiento a este esfuerzo de restauración, los especialistas han brindado una serie de recomendaciones técnicas, que incluyen sugerencias para los tours que en el futuro se desarrollarán en el área de las cúpulas y cupulines en la parte superior y externa del monumento.

“Es importante que estos trabajos de restauración e inversión no queden solo en eso. Sabemos que en nuestro país no existe una cultura de mantenimiento en las obras, y por eso después son las sorpresas. Hay que estar invirtiendo, no solo construyendo; hay que seguirles dando mantenimiento a las obras para que perduren en el tiempo”, advirtió el padre Castillo.

Desde este momento, la Iglesia católica gestiona ante el Gobierno central, mayor presupuesto para ejecutar la segunda fase del proyecto de restauración.

“El edificio quedará en su exterior totalmente de color blanco, no será pintado como muchos piensan, sino que recibirá un baño de cal y pegamento blanco, y posteriormente se procederá con la impermeabilización, que consiste en proteger con productos especiales el trabajo de restauración que antecedió”, confirmó el religioso y restaurador.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus