•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Después del paso del huracán Mitch, Gloria Mairena creyó haber perdido todo. Esta señora de 62 años recuerda que sus tierras quedaron devastadas. No sabía por dónde empezar a reconstruir su vivienda y a recuperar sus terrenos inundados.

Mandó a uno de sus hijos a revisar el pozo que tenía, pero había quedado sepultado entre la maleza y el lodo. “No tenía nada, había que empezar de cero”, dice.

Luego volvió el calor abrasante al municipio de Terrabona, ubicado a 116 kilómetros de Managua, en el departamento de Matagalpa. Pero también vinieron los tiempos de escasez. Con dificultades, ella y un grupo de mujeres campesinas de la zona volvieron a sembrar granos básicos, principalmente, para el autoconsumo. Se organizaron y formaron su propia cooperativa.

Esto es lo que recuerda 14 años después de aquellos tiempos difíciles, esta campesina de la comunidad Cuajiniquil. Además, que todos los años podían sembrar una sola vez, esperando que tuvieran un invierno “generoso” para poder sobrevivir después al tiempo de sequía.

Los suelos de este poblado son arcillosos, por lo que se pueden sembrar granos básicos y hortalizas.

Sin embargo, un grupo de 57 mujeres de Terrabona, incluyendo a doña Gloria, fueron beneficiadas con sistemas de riego con el apoyo de la Federación Agropecuaria de Cooperativas de Mujeres Productoras del Campo de Nicaragua, Femuprocan.

Actualmente, esta campesina se encuentra sembrando cuatro manzanas de tomate, cebolla y pepino. “Hemos aprendido que hay que cuidar las tierras todo el año, y ahora toda la familia nos dedicamos a sembrar”, comenta.

Gloria es la jefa de su hogar. Ella coordina a todos los miembros de su familia en la siembra. Trabajan su esposo, hijos, nietos y hasta sus nueras, para no tener que contratar a nadie. “Todo lo que ganamos lo dividimos en partes iguales”, insiste.

Otras beneficiadas

Ricarda Mairena también fue beneficiada con un sistema de riego. Esta mujer bajita, de cabello rizado y de sonrisa tímida formó, junto a 40 socias, la Cooperativa La Nueva Esperanza.

Dice que antes esperaban “naturalmente la lluvia”, pero ahora pueden sembrar en cualquier época del año, procurando alternar la producción para proteger la tierra con abonos orgánicos y evitando el monocultivo.

“Ahora tenemos agua todo el año y podemos sembrar, sabiendo que tenemos la producción fija”, menciona su vecina, Leonarda Centeno.

Ambas siembran hortalizas que posteriormente venden, además de consumir en sus hogares. Para Centeno ha sido una “bendición” obtener el sistema de riego, además de participar en diferentes capacitaciones sobre formas de siembra.

La promotora de Femuprocan en Terrabona, María Elsa Soza, dice que en este municipio trabajan con 372 mujeres, a quienes brindan capacitación, asistencia técnica y semillas para la siembra.

“Si la gente no se organiza, no se les puede facilitar las cosas”, argumenta, para destacar la necesidad de que las productoras formen cooperativas. Asimismo, dice que alrededor de 120 nuevas mujeres quieren afiliarse, pero que deben valorar la posibilidad de darles respuesta, porque vendrían mayores demandas.

Soza manifiesta que han visto “cambios en los niveles de vida” de las mujeres afiliadas en las distintas cooperativas. Las productoras reciben apoyo con semillas para garantizar la siembra, por parte de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO.

Se complementan

A escasos metros de la entrada a Ciudad Darío, en el kilómetro 88 de la Carretera Panamericana, se encuentra el llamado “Mercado Vial” --inaugurado en agosto--, una iniciativa de las más de 4,200 socias de la Femuprocan. Se trata de un espacio donde comercializan de forma directa con el consumidor todo lo que producen: tomates, plátanos, miel, vinos y pepinos, entre otros productos.

La organización de las mujeres productoras de Nicaragua que preside Martha Heriberta Valle, ha buscado capacitar en la producción, en el procesamiento y en la comercialización de hortalizas.

Valle manifiesta que a pesar del cambio climático y de encontrarse en el corredor seco --que en años anteriores les provocaba pérdidas--, ahora estas mujeres de los municipios de Darío y Terrabona han logrado tener unas 600 manzanas con los sistemas de riego para garantizar su producción.

“Ver los cambios en sus hogares, cómo las mujeres tienen dinero para mandar a sus hijos a estudiar… a eso se le llama crecer y ser sostenible”, comenta.

Además, asegura que para 2013 esperan ampliar el mercado vial, para que este espacio se convierta en un centro de capacitación nacional para las mujeres socias de las distintas cooperativas.

Producción propia

Presentación Cárdenas tiene 60 años y se desempeña en el área de procesamiento de productos. Junto con Flor Mendoza trabaja en el procesamiento del vino de flor de jamaica. Además, dice que está “experimentando” en la elaboración de mermeladas y de encurtidos.

Nunca ha tenido tierras a su nombre, pero eso no le ha impedido irse capacitando en producción de cereales, salsa de tomate y abono orgánico.

Un clima desfavorable

Por estos días, el calor ha estado sofocante en todo el municipio de Terrabona. Gloria Mairena fija su vista en el cielo y dice que el invierno fue “egoísta” con sus plantaciones el año pasado, cuando perdieron muchas cosechas.

“Estamos sobreviviendo de lo que pudimos salvar. Pero esperamos que este año nos vaya mejor, tenemos mucha esperanza”, comenta.

Manda a sus nietos a revisar las plantaciones de cebollas con regularidad. Ella sabe que debe estar pendiente en todo momento para tener seguras las ganancias este año. Dice que harán mejoras a la casa con lo que logren conseguir.

El sistema de riego le garantiza el agua. Su única preocupación es dedicarse por completo a cuidar sus plantaciones.

2012, Año Internacional  de las Cooperativas

2012 fue declarado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) como el Año Internacional de las Cooperativas, bajo el lema: “Las empresas cooperativas ayudan a construir un mundo mejor”.
Nicaragua es el país en Centroamérica que cuenta con el mayor número de cooperativas registradas y donde más rápido han crecido.
Durante el período 2007-2011 se constituyeron 2,434 cooperativas nuevas que, agregadas a las 1,758 existentes, llegaban a sumar hasta febrero de 2012, un total de 3,301 entidades, en las que están asociadas más de un millón de personas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus