•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las seis camionetas equipadas como unidades móviles incautadas a los 18 mexicanos procesados por lavado de dinero, crimen organizado y transporte internacional de estupefacientes, valoradas en conjunto en US$744,400, están a nombre del emporio mexicano Televisa, refiere el escrito de intercambio de información y prueba presentado ayer por el Ministerio Público.

En la página dos, donde se describe la retención de las seis unidades después que estas salieron de las instalaciones de Migración y Extranjería en el puesto fronterizo Las Manos, el 20 de agosto, señalan las características de cada uno de los vehículos Van, Chevrolet, año 2011, destacando que todos son propiedad de Televisa.

Televisa emitió la semana pasada un escrito, a través del cual deslinda responsabilidades, sin embargo informaron “que frente a la posibilidad de que algunos de los vehículos confiscados en la aduana Las Manos (Nicaragua), hayan sido indebidamente registrados, con documentación falsificada, como propiedad de esta empresa”, presentaron una demanda y solicitaron información a General Motors, fabricante de los automotores.

Entre las pruebas que la Fiscalía presentará, está el informe pericial trazológico, con el cual se acreditará que se realizó peritaje a las seis Van, concluyendo que “los vin que poseen los vehículos Van-Chevrolet, 2011, son originales de fábrica, y las placas receptoras de la serie conservan su posición y carecen de remoción”.

Los números de serie de los vehículos que la Fiscalía reporta en el anexo de las pruebas periciales, coinciden con los reportados la semana pasada y ayer por la revista mexicana Proceso, Aristegui Noticias y Noticias MVS, que citan datos del padrón vehicular de Ciudad de México y confirman que las camionetas están a nombre de Televisa, S.A. de C.V.

Pese a eso, ayer cuando concluyó la audiencia inicial, el fiscal Rodrigo Zambrana, subdirector de la Unidad Anticorrupción, dijo que no tiene información si los 18 mexicanos son realmente miembros de Televisa ni quién es el verdadero dueño de las Van.

Identificación por los pasaportes

“No tenemos información al respecto. Hasta el momento ellos han sido identificados con los pasaportes que traían, bajo los nombres que ustedes conocen. La información que tenemos, una comunicación diplomática, señala que no son miembros de este emporio televisivo”, expresó Zambrana.

El fiscal argumentó que aún están en proceso investigativo, y que poco a poco “se irán dilucidando algunos hechos”.

“Nosotros estamos investigando la situación de estas personas en México…”, añadió Zambrana, tras referirse a las publicaciones de medios de comunicación mexicanos. “Nosotros muy pocas veces utilizamos informaciones provenientes de medios periodísticos. Tenemos la obligación de cumplir con parámetros legales”, dijo.

Durante la audiencia inicial, la defensora de tres de los mexicanos, Johanna Fonseca, cuestionó que la prueba en la que basan que no son de Televisa sea una comunicación diplomática.

“Honorable Señor Juez: ¿Cómo sustentan esta acusación diciendo que con un documento comunicativo del embajador de México van a demostrar que mis representados no son trabajadores de Televisa?, ¿desde cuándo el embajador de México tiene que ver en la empresa privada mexicana?”, objetó la defensora sin entrar en más detalles.

El informe agrega que tras una valoración técnica determinaron que las camionetas están valoradas en US$25,000 cada una. El valor de ellas aumenta por los equipos que poseen. La más cara es la blanca placa 444-XMX, pues los equipos de comunicación cuestan USS60,000. Las blancas placas 571-XXD y 886-XCR tienen equipos valorados en US$50, 000.

Alatorre, la misteriosa cabecilla

Raquel Alatorre Correa parece una mujer imperturbable. Sonríe poco y tiene una mirada dura. Viste una camisola crema que deja ver sus pechos, y lleva una cola de caballo de la que le cuelga una trenza mediana. A ratos le dice algo al oído a su compañero, pero casi siempre calla. Alatorre Correa no se altera fácilmente.

Lloró en algún momento, pero fue un llanto efímero. Sonrió en otro y la sonrisa también fue efímera. Dejó su rostro duro cuando uno de los defensores solicitó que un ortodoncista evaluara a su compañero de al lado, quien usa frenillos y tiene dolor por la falta de un tratamiento adecuado.

La única mujer del grupo es la más custodiada. El comisionado Juan Alemán, segundo jefe de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, no se separó de ella mientras transcurrió la audiencia inicial, en la que el juez quinto de distrito penal de audiencia, Julio César Arias, dispuso enviar a juicio a los 18 mexicanos.

Desde donde sentaron los reporteros de los medios escritos, en el salón del juzgado donde se efectuó la audiencia, no se le pudo observar fácilmente. Aunque entró entre los cinco primeros, la ubicaron en una esquina y la taparon dos policías.

Aun en el salón de audiencias, siguió viéndose como la jefa del grupo. Pasada media hora, Alatorre Correa pidió agua. El comisionado Alemán le pasó dos botellas de agua, pero no eran para ella, sino para tres de sus compañeros.

Según el escrito de intercambio de información y prueba, la mañana del 20 de agosto, esta mujer morena, de actitud prepotente, se encontraba realizando los trámites migratorios de 18 mexicanos miembros de Televisa, cuando un policía identificado como “oficial bajo código Número Tres”, se le acercó y le preguntó hacia dónde viajaba.

“No le puedo decir”, contestó de mala forma, pero el oficial de migración le advirtió que el policía que la inquirió era un jefe, razón por la que le pidió disculpas. “Le voy a decir la verdad, nosotros andamos investigando a un ciudadano de origen mexicano que se encuentra lavando dinero en el país”, se excusó.

Sin embargo, los demás ya se habían contradicho entre sí. Unos dijeron que venían a investigar algo sobre lavado de dinero, otros que iban a Costa Rica a realizar una investigación a las tiendas Walmart, y los más despistados expresaron que buscaban información sobre instituciones de Nicaragua.

Los mexicanos ingresaban como turistas y llamaban “licenciada” a Alatorre Correa. En la página cinco del escrito presentado ayer por el Ministerio Público, se precisa que esta es ingeniera en sistemas y que portaba una credencial de Televisa.

No era la única que llevaba identificación del emporio televisivo. A Valentín Delgado le ocuparon dos carnés de Televisa, a Alfredo Mar Hernández y a José Castillo Amaya uno, entre otros.