•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Tres obreros sindicalistas de la Empresa Nicaragüense de Electricidad, Enel, en la Planta Centroamérica, ubicada en el departamento de Jinotega, denunciaron ante la Procuraduría Para la Defensa de los Derechos Humanos, Ppdh, que el presidente de dicha empresa estatal, Ernesto Martínez Tiffer, los despidió ilegalmente y ahora se rehúsa a reintegrarlos, ignorando una resolución del Ministerio del Trabajo y de los Juzgados laborales favorable a los cesanteados.

El Nuevo Diario llamó al teléfono celular de Martínez Tiffer para conocer su versión de la denuncia, pero cuando supo que se trataba de este diario, se limitó a decir: “No papito”, y luego cortó la comunicación.

Melvin Grenadeño Rodríguez, William Ajax Soto y Marcos Antonio Orozco Padilla, secretario de Higiene y Seguridad, secretario fiscal y secretario de Asuntos Laborales, respectivamente, del sindicato Comandante “Fidel Castro”, son los sindicalistas despedidos el pasado 15 de enero, según ellos, haciendo caso omiso al fuero sindical.

“El Ministerio del Trabajo no dio a lugar al desafuero de los sindicalistas porque se tiene que presentar pruebas contundentes de que ellos (los trabajadores) hayan violado algún Reglamento del personal de la empresa, y ellos nunca lo hicieron”, aseveró Sergio Jarquín Sequeira, secretario general de dicho sindicato.

“Contradicen a Ortega”

“Venimos aquí porque queremos que el señor Tiffer sea llamado por la Procuraduría de Derechos Humanos por esta flagrante violación que comete contra los trabajadores. El señor Tiffer deja en entredicho al Presidente de la República, Daniel Ortega, porque el presidente habla de restitución de derechos de los trabajadores, y estos son trabajadores de la Planta Centroamérica y se les está violando un derecho”, cuestionó Luis Barbosa, presidente ejecutivo de la Central Sandinista de Trabajadores “José Benito Escobar”.

Los obreros han pasado nueve meses sin percibir salarios a pesar de que el Mitrab decretó que no podían ser despedidos y ordenó integrarlos a sus labores en febrero de este año. También, el pasado 16 de julio, el juez Julio Blandón, titular del Juzgado Segundo del Trabajo de Jinotega, falló a favor de los empleados, pero Tiffer se niega a cumplir con el mandato judicial que es de ineludible cumplimiento.

El Procurador General para los Derechos Humanos, Omar Cabezas, dijo al respecto que van a investigar el caso. “Estamos seguros de que esto (la actitud de Tiffer) no está en la línea de la restitución de derechos que viene pregonando este Gobierno, nosotros vamos a entrarle a la denuncia y tengan ustedes la confianza de que vamos a resolver de acuerdo a nuestra propia investigación, convicciones y a la ley”, aseveró Cabezas.