•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Veintisiete días después de que la Policía Nacional presentó a 18 mexicanos que viajaban en seis camionetas haciéndose pasar por miembros de Televisa, el gigante televisivo informó detalladamente que estos vehículos fueron inscritos con documentación falsa a nombre de esta empresa por Raquel Alatorre Correa.

“La información que se ha querido dar por válida, es falsa”, expresó Joaquín López Dóriga en el noticiero nocturno de esa cadena, transmitido el miércoles pasado, antes de presentar un reportaje de 6:10 minutos, donde refieren cómo y cuándo Raquel Alatorre Correa compró las seis camionetas marca Chevrolet donde la Policía encontró $US9.2 millones.

“Las seis camionetas con US$9.2 millones, decomisadas por la Policía Nacional de Nicaragua, en la zona de Las Manos, frontera con Honduras, no son de Televisa y nunca han pertenecido a su parque vehicular, aunque hoy sabemos que las unidades fueron dadas de alta a nombre de la empresa, de manera ilícita”, informaron.

Televisa se pronunció por primera vez una semana después de la captura, informando escuetamente que los 18 mexicanos no tenían ninguna relación laboral con ellos. Luego emitió un comunicado tras las publicaciones de Proceso, Aristegui Noticias y MVS Noticias, medios que basados en el padrón vehicular de Ciudad de México, aseveraron que los vehículos estaban inscritos a nombre de Televisa.

Falsificaciones y contradicciones

En sus inicios, el reportaje señala que Televisa “compra sus vehículos directamente a las compañías armadoras, no en las agencias distribuidoras. Generalmente, realiza el pago a través de una transferencia bancaria, un cheque o con la modalidad de intercambio directamente con las armadoras. La compra es institucional y no lo realiza una persona en agencias distribuidoras, todo esto en marcado contraste” con lo realizado por la cabecilla del grupo.

En la pieza periodística, el emporio televisivo reveló que cinco de los vehículos fueron comprados en 2009, 2010 y 2011, en León, Guanajuato; y el sexto en Guadalajara, Jalisco.

Todas las facturas de las compras están a nombre de la líder de los detenidos, Raquel Alatorre Correa, quien, insisten nunca ha laborado en esta empresa.

“Para formalizar el registro ilícito, cinco de las seis fueron endosadas a favor de Televisa S.A. de CV”, añaden.

Y aunque puntualizaron que la empresa realiza todo este tipo de trámites a través de un gestor, a quien le otorgan un poder, aceptaron que “una copia de ese poder (de registro) que se expidió en 2003, y solo tenía vigencia de dos años, fue utilizado ilegalmente por Raquel Alatorre Correa para hacer el cambio de propietarios”.

Posteriormente narran que, contrario a lo que habitualmente hace el gestor de Televisa, los trámites se realizaron en módulos de control vehicular en las delegaciones Iztacalco, Tlalpan y Venustiano Carranza, entre diciembre del 2009 y agosto de 2011.

Luego, “para perder la pista de las camionetas”, tres de los seis vehículos tuvieron trámite de baja y posteriormente alta vehicular.

Basados en información del gobierno capitalino, aseguraron en el reportaje que el trámite de alta de una de las camionetas fue realizado por un operador a quien identifican como Luis Aburto Orozco, cancelado en su puesto “por tener antecedentes de emplacamientos irregulares relacionados con delincuencia organizada y delitos contra la salud”.

Fiscal mexicana: "No son de Televisa"

En tanto, ayer la fiscal mexicana, Marisela Morales, titular de la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía), aseguró que los 18 procesados por lavado de dinero, crimen organizado y transporte internacional de estupefacientes, así como los vehículos no “tienen nada que ver con la empresa (Televisa)”.

Un cable de la agencia EFE informó que Morales dio estas declaraciones a la emisora Radio Fórmula. La funcionaria admitió que hubo “una maquinación de las propias personas que están detenidas”.

“Todo indica (...) que aquí se utilizó el nombre de una empresa en México para tener mayor facilidad en el desarrollo de las actividades criminales, pero no está acreditado que sea realmente la empresa quien tenga la propiedad de esos vehículos ni tampoco que las personas trabajen ahí”, dijo Morales.

La funcionaria mexicana reconoció que “en estos días ha habido varios requerimientos de información” como parte de la investigación penal que se sigue, lo que permitió corroborar que ni los vehículos ni los detenidos tienen que ver con Televisa.

Por otra parte, la fiscal departamental Blanca Salgado, quien recibió los documentos del apoderado legal de Televisa que se presentó en el país la semana pasada, dijo que debido a la denuncia por uso de patentes y marcas, se remitirá el expediente a la Dirección de Auxilio Judicial para hacer las investigaciones debidas.