Ernesto García
  •   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La imputación de corrupto y de haberse enriquecido de manera ilícita, que hizo la Corte Suprema de Justicia, CSJ, al exjuez Local Civil de Tipitapa, Guillermo García Calderón, en la resolución donde confirmó su destitución, parece no ser suficiente para que la Policía pase el caso a la Fiscalía y esa institución lo acuse en los tribunales.

Esto, porque tanto la fiscal general adjunta, Ana Julia Guido, como la jefa de la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, Glenda Zavala, se “bolearon” ante los periodistas al ser preguntadas por qué todavía no hay ninguna acción penal contra García Calderón.

Mientras Zavala decía que la Policía ya presentó su informe y que es una facultad del Ministerio Público decidir si acusa o no al exjuez García Calderón, Guido manifestó que la Policía pasó las pruebas a la CSJ donde ya tomaron una decisión.

Pero ante el señalamiento de los reporteros de que la resolución de la CSJ solo es de orden administrativo, la fiscal general adjunta respondió que el Ministerio Público tendría que estudiar si las pruebas son suficientes para sostener una acusación contra el juez tipitapeño.

El exjuez de Tipitapa inicialmente fue suspendido de su cargo y luego destituido, tras comprobar que él emitió una sentencia ordenando una reposición de partida de nacimiento a nombre de José Fernando Treminio Díaz, quien resultó ser el presunto capo costarricense Alejandro Jiménez.

La reposición de partida de nacimiento le permitió a Jiménez obtener cédula de identidad y pasaporte nicaragüense, expresó el juez Quinto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Julio César Arias, antes de remitir a juicio a 24 presuntos miembros de una banda de presuntos narcotraficantes.

Mientras el judicial solo es sancionado con la pérdida del cargo, en los tribunales de capitalinos cinco de los 24 acusados en el caso Fariñas-Osuna enfrentan cargos por falsedad ideológica, por la emisión de la cédula de identidad para “El Palidejo”.