•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

María López Vigil nació en Cuba, pero vive en Nicaragua desde hace 32 años, donde dice sentirse adoptada. Se describe como una artesana de la palabra y asegura que esta ha sido su “machete”; y es por su palabra --por ser portavoz de las mujeres, que la sociedad masacra y que cada vez se vuelven a levantar-- que el Gobierno de Francia, a través de su embajada en Nicaragua, le otorgó este viernes la más alta distinción de ese país: “Caballero de la Legión de Honor”.

López Vigil dijo sentirse sorprendida, asustada, pero con alegría, cuando se enteró de que el Gobierno de Francia le tenía tan grata sorpresa.

“Estoy nerviosa”, dijo entusiastamente, “¡soy Caballero de la Orden de la Legión de Honor de Francia!”, agregó la escritora cubana-nicaragüense al ser abordada por END. “Espero que esto también sea un honor para Nicaragua”, agregó.

“La persona que Francia honra el día de hoy, ante todo es la mujer, es la feminista, es la teóloga --y no cualquier teóloga--, es la periodista comprometida con las causas justas, es la escritora. Y sobre todo, la razón esencial de esta condecoración, es ante todo a la niña que usted sigue siendo y que honramos hoy”, expresó el embajador de Francia en Nicaragua, Antoine Joly, luego de entregar a López Vigil las más alta distinción que el Gobierno de Francia otorga desde 1802 a su conciudadanos, y, además, a personalidades en el mundo que por sus méritos se hacen acreedores.

Admiradora de Juana de Arco

La periodista dijo que desde muy pequeña algo la ha unido a Francia, pues desde niña admira y ha querido ser como la heroína francesa, Juana de Arco. “Alimentó mi imaginación, quería ser tan valiente como ella”, dijo la galardonada.

López Vigil añadió que al enterarse de la sorpresa, preguntó al embajador Joly, en Managua, por cuáles de sus sombreros el Gobierno de Francia había decidido otorgarle tan alta distinción, a lo que el diplomático galo le respondió que por todos: “Por ser mujer, feminista, escritora, periodista, y, sobre todo, por ser solo la cuentista que siempre lleva una niña consigo”.

“Este reconocimiento es para mí un compromiso. Recibo este reconocimiento como si fuera un cuento, como una niña que vivía en una isla y soñaba con llegar a ser como una muchacha de la lejana Francia, que enfrentó con una espada a sus enemigos --en esa escuela que es la vida y con ese maestro que es el tiempo--, y ya casi al final de su aprendizaje, cuando menos lo esperaba, los compatriotas de su heroína la convirtieron como a Juana, en Caballero de la Legión de Honor”, dijo López Vigil, describiendo su distinción como un cuento para niños.

La escritora, feminista y periodista María López Vigil recibió esta condecoración en la residencia del embajador Joly, en Managua, ante invitados que celebraron en todo tiempo con su entusiasmo y alegría por la condecoración trasformada en versos.