Mercedes Sequeira
  •   Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los pequeños mineros de Santo Domingo, Chontales, mantienen un tranque indefinido en el lugar conocido como El Aserradero, dos kilómetros antes de llegar al municipio, mientras no lleguen a acuerdos con la empresa minera canadiense B2Gold y el Gobierno, para ponerle fin a sus demandas.

Los demandantes exigen una prórroga del estudio de impacto ambiental, económico y más proyectos sociales que beneficien a la población de Santo Domingo. Además, piden una indemnización de 38 millones de dólares supuestamente por ser desalojados del sector 4, donde pretende operar la empresa canadiense.

Tras seis días de protestas, los pequeños mineros tenían la esperanza de reunirse el viernes pasado con dicha empresa y con el Gobierno, pero todo fue en vano porque los últimos estuvieron ausentes de dicha reunión.

En el encuentro solo hicieron presencia la municipalidad, la iglesia Católica, la Policía y los pequeños mineros.

Wilfredo Pérez, miembro de la comisión del sector minero de Santo Domingo, lamentó que en la reunión no estuvieran presentes la empresa B2Gold y el Gobierno ya que, según él, solo ellos pueden resolver el conflicto.

“Estamos impidiendo las actividades laborales de la empresa B2Gold”, manifestó Pérez, quien calcula que cada minero en estos días de protesta deja de percibir 500 córdobas al día.

El Alcalde de Santo Domingo, José Manuel Miranda, con el respaldo de la firma de los pequeños mineros, envió el jueves pasado una carta a Juana Argeñal, ministra del Marena, solicitando la prórroga del impacto ambiental, pero a la fecha no se ha pronunciado.

Por su parte, la empresa canadiense B2Gold en una nota de prensa sostuvo en una de sus partes que “hay actas e informes donde se ha mostrado que en ningún momento (los mineros) serán afectados por las futuras operaciones de la empresa… Recibimos una propuesta de participar en una reunión este viernes, y aunque como empresa seria y transparente estamos dispuestos a seguir sosteniendo un diálogo, vemos que en estos momentos no hay condiciones de resguardar la seguridad física de nuestros trabajadores y representantes”.

Agrega que “debido al tranque, una serie de proyectos comunitarios se han suspendido temporalmente, y eso genera afectaciones directas contra la población de Santo Domingo”.