Jessie Ampié
  •   San Sebastián de Yalí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las mujeres rurales tomaron la iniciativa, se organizaron y exigieron a las autoridades de la Alcaldía de San Sebastián de Yalí, en Jinotega, que activaran la Política de Género que había quedado en el olvido por falta de aplicación, y que además les asignara una partida presupuestaria para que se pudiese trabajar desde la localidad por el desarrollo socioeconómico. Su objetivo: eliminar las disparidades respecto a los hombres.

Fueron 120 mujeres las que se organizaron para defender un derecho, y trabajaron con organizaciones como Ongawa y Fundación Mujer y Desarrollo Económico Comunitario, Fumdec. Lograr respuesta positiva fue una lucha de tres meses.

Para hacer una nueva presentación de la Política de Género, la Alcaldía de Yalí organizó un foro donde las mujeres plantearon viejas y nuevas demandas al edil.

Reconocen exclusión

En dicho foro, el alcalde Víctor Fornos indicó que “aunque se cuenta con pocas estadísticas, investigando sobre el tema nos dimos cuenta de que la mayoría de ellas tienen menor acceso a la educación, salud, empleo con salarios justos, seguridad alimentaria nutricional, propiedad, poder político y recursos económicos”.

Pese a estas condiciones, en dicha municipalidad apenas se creará la Secretaría de la Mujer, con la que esperan fomentar la participación de ellas como agentes de cambio en la localidad.

“Pedimos que se le asigne una partida presupuestaria a la Secretaría de la Mujer, para que, de esta manera, las mujeres y los hombres de este municipio podamos ser tratados con equidad”, expresó Elieth Pineda, lideresa local.

Las mujeres también están pidiendo la institucionalización de un cabildo solo para mujeres. Hasta ahora, en los municipios se realizan anualmente dos cabildos, uno informativo y el otro en que la ciudadanía plantea sus demandas.

Con las reformas a la Ley de Municipios, a partir del próximo año se realizarán cinco cabildos.

Esta alcaldía cuenta con un presupuesto que supera los C$24 millones, está ubicada en Categoría E, es decir, que los ingresos corrientes anuales son mayores a C$1 millón y menores o iguales de C$2.5 millones.

En 2011, esta localidad recibió más de C$8 millones en Transferencias Municipales, pero las mujeres seguían siendo un grupo rezagado hasta este año.