•  |
  •  |
  • END

Byron Cole es un héroe nacional y Rafaela Herrera fue apedreada por Andrés Castro en la hacienda San Jacinto. Ésas fueron las respuestas que dieron estudiantes de primaria y secundaria del país al preguntárseles sobre la Guerra Nacional. Con cuestionarios en mano trataban de responder en grupo, pero ni visitando el sitio histórico y copiando los resúmenes lograron responder ¿quién fue William Walker?
EL NUEVO DIARIO realizó un recorrido en ese sitio histórico y entrevistó a los muchachos que visitaban la hacienda San Jacinto. Francisco Mendoza Espino, estudiante de tercer año del colegio Reina de España, de Tipitapa, no pudo responder cuando se le preguntó qué batalla se había librado en el sitio y quiénes eran los héroes de la guerra nacional.

Mendoza fue socorrido por su compañero de clases, Evert Gómez, quien le dijo que se acordara del hombre que había lanzado la piedra contra el filibustero. El estudiante secó su rostro sudado con una toallita y dijo: “Francamente es primera vez que vengo a la hacienda y sólo me acuerdo del héroe Byron Cole”, expresó.

¿Rafaela Herrera apedreada en San Jacinto?
Gabriela López, Yudarley Munguía y Michelle Martínez, estudiantes de sexto grado del colegio “Alfonso Cortés”, afirmaron que se encontraban de visita en el museo hacienda, pues les harían una prueba en la clase de Orientación Laboral.

Al preguntarles qué sabían de la Batalla de San Jacinto las jovencitas respondieron que “Andrés Castro le lanzó una piedra a Rafaela Herrera”, dijo Gabriela López entre risas. Otra la corrigió de inmediato y dijo que a quien habían apedreado era a William Walker.

“Lo que sabemos es que los soldados y los filibusteros estaban peleando por la hacienda. Como Andrés Castro era un empleado, no tenía nada, vino la guerra y por eso agarró una piedra”, relató López en su versión sobre la batalla de San Jacinto.

Las únicas que respondieron acertadamente fueron Ashley Vega y Katia Aburto, del colegio Soldados de la Cruz, quienes explicaron de la batalla que libraron el general José Dolores Estrada y otros soldados en la hacienda San Jacinto, logrando expulsar a los filibusteros el 14 de septiembre de 1856.

Maestros hacen su esfuerzo
La profesora Lorena Taleno, del colegio Pedro Joaquín Chamorro, dijo que el objetivo de que los estudiantes visiten la hacienda es que conozcan parte de la historia de Nicaragua y que vean cómo un grupo de hombres lucharon por la soberanía nacional.

“Los estudiantes deben tomar conciencia de que es importante proteger el país de las intervenciones extranjeros”, dijo la educadora.

Además, expresó que se les hace una prueba a los estudiantes sobre la visita a la hacienda San Jacinto. “También entregan trabajos escritos de lo que vieron y copiaron. Tengo diez años de ser docente y como maestros tratamos de mantener vivos los valores patrios en los muchachos”, expresó Taleno.


Remozan Hacienda para visitas estudiantiles
Carla Méndez, responsable de la Hacienda San Jacinto, comentó que a partir del primero de septiembre se ha recibido la visita de aproximadamente siete mil estudiantes, quienes reciben charla sobre la batalla contra los filibusteros.

Este centro cuenta con tres guías del Instituto Nicaragüense de Cultura, quienes explican los temas de las tres salas de este museo. “Los estudiantes podrán ver los rifles de la época, cuadros de los héroes de la batalla de San Jacinto, aunque la principal atracción para los chavalos es subir el cerro y pasear a caballo”, lamentó Méndez.

La funcionaria comentó que el mural que exaltaba la gesta del general José Dolores Estrada y Andrés Castro, que fue dañada por una fuerte ráfaga de viento en el mes de marzo, ya se encuentra en manos de su autor, Pedro Vargas, quien está restaurándolo.

“Esperamos que el próximo año, para estas fechas patrias, ya tengamos de regreso el mural y que los estudiantes cuente con un recurso más para recrear la batalla de San Jacinto”, dijo Méndez.

La hacienda San Jacinto está siendo resguardada por la Policía Nacional, los Bomberos y la Cruz Roja, ante cualquier emergencia. La encargada del museo solicitó a los maestros y directores de centros educativos controlar a los estudiantes, y que no permitan que suban el cerro, pues pueden ocurrir accidentes.