•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, expresó ayer su preocupación porque el proyecto hidroeléctrico Tumarín, valorado en US$1,100 millones, generará un excedente de energía en horas de la madrugada, cuando la demanda es mínima en Nicaragua y en el resto de la región.

La Comisión de Energía del Cosep se reunió ayer con Roberto Abreu, Gerente General de Centrales Hidroeléctricas de Nicaragua, CHN, para conocer sobre el proyecto, al que el sector privado aplaudió porque ayudará a cambiar la matriz energética en Nicaragua.

“Lo que más nos preocupa es la capacidad que tenga el país de generar y manejar energía en abundancia”, declaró tras el encuentro César Zamora, miembro de la Comisión de Energía del Cosep.

Agregó que con Tumarín habrá un excedente de 175 megavatios de energía en la madrugada, cuando en el país la demanda es de 350 megavatios.

El presidente del Cosep, José Adán Aguerri, también expresó preocupación por el costo de la energía que generará el proyecto hidroeléctrico.

El proyecto

La Comisión de Infraestructura y Servicios Públicos de la Asamblea Nacional dictaminó favorablemente en agosto una reforma a la Ley Especial para el Desarrollo del Proyecto Hidroeléctrico Tumarín, para otorgarle una serie de beneficios fiscales, incrementar el valor de la obra de US$800 millones a US$1,100 millones, y establecer que el costo de cada megavatio generado será de US$115.

El pleno del Parlamento nicaragüense tiene pendiente aprobar la reforma a la ley especial de Tumarín.

César Zamora, miembro de la Comisión de Energía del Cosep, expresó ayer que “muy difícilmente Tumarín va a ayudar a bajar la tarifa (eléctrica)” en Nicaragua, y enfatizó que el proyecto pondrá en el mercado una “energía cara”.

El costo del megavatio de energía que producirá Tumarín está por encima del que ofrecen otros proyectos, como el geotérmico San Jacinto-Tizate, en León, que firmó contratos de generación con Gas Natural Fenosa de entre US$92 y US$95, de acuerdo con especialistas.

Aguerri, por su parte, afirmó que el proyecto Tumarín “es un tema que todavía está sujeto a una serie de discusiones técnicas que se van a plantear en los próximos días”, y destacó que “lo definitivo es que Nicaragua dejaría de depender de una energía térmica”.

Las propuestas de solución

Zamora planteó que para solucionar el tema, Tumarín tendría que exportar el excedente de energía que producirá, o el Estado podría cancelar los contratos con algunas generadoras que en la actualidad cubren la demanda en la madrugada, las que en su mayoría son proyectos geotérmicos, como Momotombo y San Jacinto-Tizate.

Aclaró, sin embargo, que en los demás países de Centroamérica también hay poca demanda de energía en la madrugada, y los costos son menores de los que ofrecerá el proyecto hidroeléctrico en Nicaragua.

Además, precisó que cancelar los contratos con las generadoras geotérmicas representará una “decisión difícil”, porque Tumarín venderá energía a mayor precio.

Las zonas francas

En tanto, Aguerri no descartó la opción de “desplazar las demandas de energía”, es decir, que industrias como las zonas francas exploten los horarios nocturnos para aprovechar la producción de 175 megavatios en la madrugada.

“La curva de demanda hace que en las horas pico se tenga que utilizar la mayor cantidad de energía, eso significa que se tiene que inyectar en el sistema no solo las energías baratas, sino las energías caras, y eso se traduce en mayores costos energéticos. Sucede lo contrario en horas de la madrugada, cuando como no hay demanda de energía, lo que se inyecta en el sistema son las energías más baratas”, subrayó.

Tumarín al final de año

El gerente general de CHN, Roberto Abreu, aseguró que aprovecharán el “veranito” de finales del año para iniciar la construcción del proyecto Tumarín, que generará 253 megavatios.

Añadió que emplearán de manera permanente a 6,000 personas, de las cuales 3,000 trabajarán directamente en el proyecto, y el resto en actividades relacionadas. El funcionario afirmó que Tumarín producirá el 30% de la energía renovable en el país.