•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El fervor religioso de los leoneses quedó evidenciado una vez más este 24 de septiembre, con el desborde ciudadano y el acompañamiento que, por espacio de 12 horas, recibió en las calles y en las avenidas de esta ciudad, la imagen de la Santísima Virgen de Mercedes, Patrona de León.

En medio de un hermoso y colorido altar, adornado con enormes jarrones bañados en plata, y arreglos florales, lució su hermoso traje de gala, bajo un inclemente y radiante sol.

La noche del domingo, la imagen fue velada en su iglesia ubicada a escasos metros de la Basílica Catedral, Patrimonio Cultural de la Humanidad, en donde también recibió serenatas, cánticos alusivos a la festividad, juegos pirotécnicos y abundante quema de pólvora.

Al amanecer continuó el programa de actividades litúrgicas, rezos de rosarios, seguido de eucaristías, que en este día especial se dedicaron por separado, tanto a varones como a mujeres.

Mientras en otros puntos de la Ciudad Universitaria, centenares de fieles católicos adornaban con gran dedicación las calles y avenidas que le darían la bienvenida a la patrona leonesa.

En medio de la multitud, doña Lucía Ocampo Pereira, una anciana de 62 años, originaria del barrio indígena de Sutiaba, con alegría y entusiasmo levantó su pañuelo blanco, y concentrando su mirada en la venerada imagen, que era cargada en hombros por más de 30 hombres y mujeres, mostró reverencia, agachando su cabeza, y seguidamente se persignó.

La procesión fue antecedida por bandas musicales, que anunciaban la llegada de la procesión a los habitantes de los distintos barrios y repartos, así como a vecinos de lugares aledaños.

En ocasión de la celebración del centenario del patronazgo, y a petición de la feligresía católica, el recorrido de la procesión se extendió a 12 kilómetros (92 cuadras). Salió a las 11:00 de la mañana del Santuario de Nuestra Señora de la Merced, e ingresó 12 horas después, acompañada por centenares de fieles devotos.

Compromiso de reverencia

El obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas, recordó a los leoneses que existe un compromiso de reverencia infinita hacia la Virgen de la Merced, declarada Patrona de León el 17 de julio de 1912 por el obispo de ese entonces, monseñor Simeón Pereira y Castellón.

Las actividades religiosas en honor a la “redentora de cautivos”, continúa el 26 y el 27 de septiembre, con el desarrollo de las procesiones de la imagen de la Santísima Virgen de Mercedes, a las parroquias San Juan Bautista, en el barrio indígena de Sutiaba, y San Isidro Labrador, en el barrio El Coyolar.

De acuerdo con el presbítero Moisés Daniel Pérez, Rector del Santuario de Nuestra Señora de Mercedes, las festividades concluyen el 30 de septiembre a las 7:00 de la noche, con un extraordinario concierto sacro en el Santuario La Merced, a cargo de la Camerata Bach, el Coro del Centenario Redentora de Cautivos e invitados especiales.