•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los 18 mexicanos procesados por lavado de dinero, crimen organizado y transporte internacional de estupefacientes, podrían formar parte de la agrupación criminal Los Zetas, reveló la titular de la Procuraduría General de México, Marisela Morales, en una entrevista al diario 24 Horas, publicada ayer.

“Al parecer pertenecen a esta organización de Los Zetas, pero en eso estamos, terminando de recabar información. Se van a hacer algunas diligencias que no puedo revelar, porque perderíamos el factor sorpresa”, aseguró Morales.

Basados en las declaraciones de Morales, 24 Horas informó que “las líneas de investigación apuntan a que la célula de presuntos delincuentes, liderada por Raquel Alatorre Correa, llevaba tiempo operando de esta forma, es decir, utilizando una fachada para trasladar recursos económicos ligados con el narcotráfico en México y Estados Unidos, hacia el sur del continente”.

Morales dijo en la entrevista realizada por el periodista Arturo Ángel, que remitirán las investigaciones a la Fiscalía nicaragüense cuando estas concluyan.

“Nosotros tenemos nuestro caso abierto, y seguramente estaremos consignando algo en contra de estas personas por las actividades que hayan desarrollado en México”, apuntó la funcionaria mexicana.

“Autoridades de la PGR indicaron a este diario que algunos de los detenidos en Nicaragua, sin precisar cuáles, incluso vivían en Tamaulipas y en Durango, zonas de influencia de la referida organización delictiva, pese a que sus identificaciones arrojan supuestos domicilios en el Distrito Federal, particularmente en la delegación Iztacalco, que son falsos, como evidenció este diario semanas atrás”, añadió la publicación.

Podrían acusar a empleados públicos

La funcionaria mexicana agregó que la investigación que esa entidad realiza incluye a trabajadores públicos del Distrito Federal que facilitaron el registro ilegal de las seis camionetas a nombre de Televisa, dejando abierta la posibilidad de acusarlos.

“Vamos a estar coordinándonos con la Procuraduría del DF, que también lleva una investigación, y en esa coordinación de investigaciones, si se dan delitos del orden común o del orden federal (contra los funcionarios), vamos a actuar”, afirmó.  

Según 24 Horas, los funcionarios capitalinos que en primera instancia se encuentran bajo sospecha, son los operadores de la Secretaría de Transportes y Vialidad (Setravi), que registraron las camionetas con un poder notarial de Televisa ya vencido, y que se presume fue extraído de un expediente anterior.

El diario informó que los involucrados son María Cristina Basurto Camarillo, operadora de un módulo de Secretaría de Transportes y Vialidad (Setravi) del DF en Tlalpan; Luis Gustavo Bedolla, operador de un módulo en Álvaro Obregón; Adriana Sara Cruz Mendoza, responsable del módulo en Venustiano Carranza, y Luis Basurto Orozco, encargado de un módulo de control vehicular en Tlalpan. Ninguno de ellos se encuentra detenido.

Los 18 mexicanos, liderados por Raquel Alatorre Correa, capturados el pasado 23 de agosto, haciéndose pasar por miembros de Televisa, enfrentarán un juicio de tramitación compleja que está previsto a realizarse el próximo tres de diciembre.

¿Quiénes son los Zetas?

Los Zetas son una organización criminal mexicana, cuyo principal negocio es el secuestro, el robo de autos, el homicidio, la extorsión, el tráfico de drogas y el tráfico de personas. Se formó a partir de un grupo de militares que desertaron del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE), del Grupo Anfibio de Fuerzas Especiales (Ganfe), y de la Brigada de Fusileros Paracaidistas (BFP) del Ejército Mexicano, fundados en 1994, con motivo del levantamiento zapatista de Chiapas, y único grupo antiguo de elite que fue entrenado por la CIA de los Estados Unidos, comandos de asesoría militar de la Sayeret Matkal israelí y de la GIGN francesa, según el sitio Wikipedia.

Además, en Los Zetas están integrados un indeterminado número de antiguos soldados de las fuerzas especiales de Guatemala (también entrenados por la CIA, y con cargos de genocidio en ese país), agrega Wikipedia.

A diferencia de otros cárteles de la droga en México, Los Zetas no ejercen el control sobre ningún puerto de la República mexicana para el tráfico de droga, por lo que han tenido que reforzar sus finanzas con prácticas como el secuestro y la extorsión en contra de la población civil, y así se han vuelto el grupo criminal más repudiado y perseguido por las autoridades y organizaciones delictivas rivales, puntualiza Wikipedia.