•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El piso cercano a la barra donde se servían los tragos en la discoteca “Broder”, fue el lugar exacto donde el joven estudiante universitario Bayardo Pérez Alvarado fue ultimado de un balazo en la tetilla izquierda por Luis Alexander Cordero, cuando el primero estaba en el suelo, después de haber resbalado al momento en que se enfrentaba a este último.

Lo descripción anterior fue realizada ayer por diferentes testigos, cuando la Policía Nacional hacía la reconstrucción de los hechos en el centro de diversión.

Bayardo Pérez Palma, padre de la víctima, manifestó que está muy herido por lo que sucedió, ya que el local debió tener mejor seguridad para las personas que estaban ahí, y que los guardas tenían la obligación de registrar a todos para evitar la introducción de armas al lugar.

Agregó que, además de eso, tuvieron la negligencia de no trasladar a su hijo a un centro asistencial inmediatamente después de ocurrido el hecho.

“Todos saben la verdad de lo que sucedió ese día, porque está claro. Aunque se digan otras cosas, mi hijo conoció a Arminda horas antes de trasladarse a la discoteca, estando en la fiesta, la muchacha estuvo con todos los amigos de mi hijo y hasta pagó una cuenta. Cuando ya se retiraban, pasaron a la par de la mesa del asesino, y este le tiró un golpe a mi hijo y le dijo que le caía mal. Mi hijo se ‘capió’ y fue ahí donde se sacó una pistola con la cual le apuntó a la cabeza, pero parece que el magazine se le cayó, por lo que se salieron de la disco a la camioneta que tenían en el parqueo a buscar otra arma”, dijo el padre del joven difunto.

"Resbaló y le disparó a sangre fría"

Añadió que luego que el supuesto asesino logró salir, un joven gritaba que estaba armado, y aun así lo dejaron volver a entrar a la discoteca, y que solo lo hizo para perpetrar el asesinato a sangre fría de su hijo, quien se defendió como pudo hasta el último minuto, con una silla, pero al tirarla se resbaló, momento en el cual quedo indefenso, y fue aprovechado por Cordero para dispararle.

Arminda fue liberada

El comisionado William Dávila, jefe del Distrito I de Policía, dijo que Arminda Aráuz, la mujer por la que supuestamente se originó la tragedia, estuvo detenida porque al inicio se vinculaba como la causante del problema, pero el Ministerio Público decidió liberarla por falta de elementos. También se le detuvo para evitar especulaciones de favoritismo en el caso.

Respecto a las armas decomisadas en el caso, el comisionado dijo que están ocupadas tres, de las cuales dos eran de Cordero y la otra era del amigo de este, quien lo acompañaba en el momento de la trifulca. La otra arma que se decomisó a Cordero fue encontrada en una revisión que la Policía realizó en su casa de habitación.

Defensor brinda su versión

Marvin Arias, abogado defensor de Luis Alexander Cordero, dijo que su defendido le quitó la vida a Pérez como último recurso, ya que lo único que hizo fue defenderse de las agresiones que sufrió por parte del fallecido y de los amigos que lo acompañaban.

Arias agregó que si su cliente entró con un arma al lugar fue por un descuido administrativo del local, porque no constataron si portaban algo, ya que estos lugares deben impedir que las personas entren armadas, y si es necesario hacer uso de instrumentos para detectar metales, “pero como no lo hicieron, quiere decir que no cumplieron con las normas de seguridad. Tal vez si hubieran hecho todo lo correcto, no habría pasado ese incidente”.

“Como defensor ya he investigado con testigos lo que verdaderamente sucedió, y sé que todo fue producto de una agresión por parte de los muchachos en contra de Cordero, los cuales lo agredieron de varios botellazos en la cara y además lo golpearon. Posteriormente, se dio un forcejeo en el que cualquier cosa puede suceder, y ahí fue donde se detonó el arma en la pierna de mi defendido, y no como otros dicen, que él mismo se disparó”, dijo Arias.

"Broder" reclama por cierre

Por su parte, la representante legal de la discoteca “Broder”, Silvia Sánchez, adujo que si se iba a cerrar la discoteca debe haber un seguimiento concreto para que quepa un cierre definitivo del local, ya que no siempre se puede dar el cierre de un lugar solo por un hecho, el que según ella es aislado, porque para llegar hasta esa instancia tiene que haber una amonestación, una sanción y multa previa.

Sánchez también explicó que sus representados han estado anuentes a colaborar con la Policía, y que los trabajadores del lugar serán testigos cuantas veces la Policía lo requiera para que se logre el esclarecimiento de este caso.

El caso quedó radicado en el Juzgado Quinto Penal de Audiencia, a cargo del juez Julio César Arias, en el cual Ministerio Público acusó solamente a Steven Rosales Manzanares y a Luis Alexander Cordero Sánchez, por los delitos de homicidio, amenazas, exposición de personas al peligro y portación de armas, en perjuicio del universitario Pérez Alvarado, (fallecido) y Jairo Contreras.