•  |
  •  |
  • END

La gobernadora de Alaska, Sarah Palin, no es sólo la primera mujer republicana que se presenta en una candidatura a las elecciones presidenciales de Estados Unidos. También es una amante de la caza, una madre de familia que se define como “un pitbull con pintalabios”, una gobernante excepcionalmente popular en su Estado y, recientemente, fuente de inspiración para fabricantes de muñecas.

La empresa HeroBuilders.com ha diseñado y puesto a la venta tres figuras de Palin. Una de ellas representa a la misma gobernadora con traje de chaqueta negro. La segunda, a una Palin vestida de colegiala sexy, enseñando un sujetador de color rojo. Hay, además, una muñeca de Sarah superheroína, con un abrigo de capa negra y una minifalda blanca.

El precio de cada muñeca ronda los 19 euros. La popularidad de Palin, reflejada en pequeños detalles como el de la venta de estos juguetes, preocupa a los demócratas convencidos. Uno de ellos es la cantante Barbra Streisand, miembro histórico del partido.

El martes, la cantante se desayunó con la noticia, publicada por el diario The New York Times, de que Barack Obama puede estar perdiendo fuelle en la recaudación de fondos.

La artista decidió organizar un concierto para el candidato demócrata, a celebrar la semana que viene en Beverly Hills. El precio de las entradas ronda los 1.600 euros. Para el selecto grupo de 250 donantes que se puedan permitir pagar el precio de 19.000 euros habrá una cena con Streisand y otras celebridades como Steven Spielberg o David Geffen.

El objetivo es recaudar 6 millones de euros para invertir en los menos de 60 días que quedan de campaña. Cuando se enteró de que McCain había elegido a Palin como número dos, Streisand dijo en su página web que las mujeres norteamericanas “no son tan estúpidas” como para pasar de votar a Hillary Clinton a Palin sin pensarlo.