Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

La retardación que hay en el proceso de contratación de las carreteras y las condiciones que imponen los organismos financieros está provocando que los fondos aprobados para la construcción de vías ya no sean suficientes para cubrir las especificaciones requeridas, y que no tengan una óptima calidad.

El ministro de Transporte e Infraestructura, Fernando Martínez, se quejó de que esos atrasos y la espiral inflacionaria no permiten que “tengamos lo mejor en carreteras”.

Y así lo hizo saber a los diputados que integran la Comisión de Infraestructura de la Asamblea Nacional, quienes cuestionaron la calidad de los proyectos carreteros que desarrolla el MTI.

El ingeniero Martínez confirmó la preocupación de los diputados, asegurando que muchas veces el costo estimado de las obras ya no es el mismo cuando se contrata la ejecución del proyecto, por lo que algunas obras no logran ejecutarse tal y como estaban especificadas.

Un ejemplo de ello es el proyecto Las Flores-Nandaime, diseñado en 2006, cuya licitación fue suspendida en dos ocasiones porque la oferta fue más alta que el monto del préstamo. Su ejecución se aprobó finalmente hasta en 2008. El ministro explicó que en ese caso lo que se hizo fue reducir la longitud de la obra y dejarla hasta El Guanacaste “porque ya no daba la cobija”.

Aseguró que hay algunos casos en los que el promedio de tiempo que se lleva entre el diseño de la obra hasta que se contrata, es de cinco años. “Con la espiral inflacionaria nadie llega a eso”, dijo Martínez, quien aseguró que a pesar de ello, las vías que está construyendo actualmente el MTI están diseñadas para tener una vida útil de 5 años, siempre y cuando se dé su mantenimiento preventivo que se inicia en dos años.

El diputado Eliseo Núñez, presidente de la comisión parlamentaria, confirmó la preocupación sobre las carreteras que no tienen las carpetas asfálticas especificadas. “Nos explicó que eso es cierto”, dijo el diputado, quien sugirió trabajar en un presupuesto que permita garantizar fondos para los trabajos de mantenimiento. Según el titular del MTI, las carreteras necesitan una carpeta asfáltica de 10 centímetros, “pero los montos aprobados están dando para cinco centímetros”, sin embargo, aclaró que eso no quiere decir que las carreteras construidas, que suman unos 80 kilómetros en un año, no vayan a tener la duración necesaria.

“Muchas veces los organismos te ponen condiciones que tenés que salvar y es lento el proceso”, dijo Martínez, quien explicó que en esos casos se toman otras alternativas, como acortar los proyectos.

Martínez resaltó la cooperación japonesa y de los Estados Unidos a través de la Cuenta Reto del Milenio, que aplican procedimientos ágiles. “En la Cuenta Reto del Milenio se solicita el fondo y poco después estás firmando el contrato, lo mismo ocurre con Japón”, señaló.

Para Martínez, lo óptimo sería construir las carreteras con concreto asfáltico pero según el ministro, un kilómetros anda por un millón 100 mil dólares. “Nosotros hablamos muchas veces de carreteras por una propuesta económica de 300 mil dólares el kilómetro”.