Eloisa Ibarra
  •  |
  •  |
  • END

El Presidente de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Armengol Cuadra, dijo que se reunirá con los jueces de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria para que apliquen de oficio, como establece la ley, el beneficio del nuevo Código Penal a las privadas de libertad por delitos de narcotráfico.

Recordó que desde el año pasado comenzaron visitas a la Cárcel “La Esperanza”, para valorar los casos de las mujeres a quienes se les capturó con cantidades menores de droga, en especial las ancianas y madres de familia, que constituyen la mayoría.

El Código Penal nuevo refuerza esa situación, pero nos reuniremos con los jueces de ejecución para recordarles, porque ellos ya saben que su trabajo es actuar de oficio en la revisión de los casos, dijo Cuadra.

Según datos estadísticos del Poder Judicial, la Cárcel “La Esperanza” tiene 198 privadas de libertad, de las cuales 163 cumplen condenas por delitos de narcotráfico, que en su mayoría son beneficiadas por el nuevo Código Penal. Ese centro penitenciario alberga el porcentaje más grande de mujeres condenadas a nivel nacional.

El nuevo Código Penal que entró en vigor el pasado diez de julio, establece que quien se encuentre en posesión de entre cinco y 20 gramos de marihuana o de uno a cinco gramos de cocaína será sancionado con prisión de seis meses a tres años de cárcel y de 50 a 100 días de multa. Si la cantidad es mayor, la pena será de tres a ocho años.

La juez Tercero de Ejecución de Sentencia y Vigilancia Penitenciaria, Rosario Gaitán, explicó que a las condenadas por el delito de tráfico de drogas se les adecua la pena a posesión o tenencia y la mayoría de mujeres fueron capturadas con cantidades inferiores a las establecidas en el Código, y tienen penas de cinco años y más de tres años de efectiva prisión y por eso quedarán en libertad.

El magistrado Cuadra refirió que en las visitas a “La Esperanza” se han dado cuenta que hay mujeres con niños pequeños y ancianas a quienes el Código Penal beneficia, pero, para que sea una realidad su cumplimiento, se reunirá con los jueces, el Sistema Penitenciario y el Ministerio de Gobernación para beneficiar a las internas.

Cuadra expresó que conocen la problemática de las mujeres, que en muchos casos se han metido a eso como una forma de sobrevivir, y ahora el Código Penal les da una oportunidad para integrarse a su familia y buscar un trabajo digno para no volver a la cárcel.

No obstante, reconoció que es muy difícil reinsertarse a la sociedad después de salir de la cárcel, por lo cual coordinarán esfuerzos con organismos internacionales y con Gobernación, para que se les apoye y no vuelvan a caer.

Explicó que con los adolescentes están trabajando con la organización “Tierra de Hombres”, de Italia, en talleres de carpintería y mecánica, y podrían ver si es posible que puedan apoyar a las mujeres para integrarlas a trabajos dignos.