• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Un total de 115 muertes maternas se registraron en 2009, de las cuales un 40% pudieron haberse evitado si se les hubiera permitido practicarse un aborto terapéutico, aseguraron ayer representantes de organismos de mujeres y de derechos humanos, en una nueva protesta que llevaron a cabo para demandar la despenalización del aborto.

La manifestación, realizada en conmemoración del Día Internacional por la Despenalización del Aborto Terapéutico, inició con una caravana vehicular que salió frente a las instalaciones de la Corte Suprema de Justicia, CSJ, donde plantearon su demanda, ya que los magistrados de ese Poder del Estado llevan cinco años sin pronunciarse sobre un recurso por inconstitucionalidad introducido por las féminas.

La caravana prosiguió hacia las instalaciones del Ministerio de Salud, el Ministerio Público, las oficinas de Plaza El Sol de la Policía Nacional, y finalizó frente a la Asamblea Nacional.

La organización internacional Human Rigth Watch estimó que en 2010 fallecieron en Nicaragua 170 mujeres por cada 100,000 niños nacidos vivos.

Juanita Jiménez, Directora Ejecutiva del Movimiento Autónomo de Mujeres, MAM, aseguró que en los últimos cinco años, los diferentes poderes del Estado e instituciones públicas han violado los derechos de las mujeres, y que en 2007 alrededor de 80 féminas perdieron la vida por no poder practicarse un aborto terapéutico, mientras que en 2009 la cifra de muertas subió a 115.

“Para nosotras eso demuestra el menosprecio que tiene la Corte Suprema para que accedamos a la justicia y para restablecer el derecho a decidir de las mujeres sobre su propia vida, y el derecho a defenderse”, añadió.

Más de 1,400 niñas violadas y obligadas a dar a luz

Las participantes en la actividad también denunciaron que en Nicaragua 1,453 niñas de entre 10 y 14 años fueron violadas y obligadas a dar a luz en 2011, por no permitirse ningún tipo de aborto.

“Nosotros consideramos que esa medida política que se impulsó en contubernio con el Frente Sandinista (del gobierno actual), en conjunto con la Iglesia, es una agresión evidente a los derechos humanos de las mujeres, y, específicamente, a su derecho a la vida”, consideró Vilma Núñez, Presidenta Ejecutiva del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh.

Por su parte, Juanita Jiménez también cuestionó a las autoridades del Ministerio de Salud, Minsa, porque --según ella--, se niegan a presentar cifras oficiales de decesos de mujeres por esta causa, desde 2007.

Wendy Flores, abogada del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, aseveró que en 2009 se registraron 115 muertes maternas, de las cuales un 40% pudieron haberse evitado si se les hubiera practicado un aborto terapéutico.

El Nuevo Diario llamó a la magistrada Alba Luz Ramos, Presidenta de la CSJ, para conocer cuándo darán respuesta al recurso interpuesto por las féminas, pero nos remitieron con el magistrado Francisco Rosales, Presidente de la Sala Constitucional, quien se excusó de responder, aduciendo que se encontraba en un almuerzo.

Critican a instituciones de gobierno y a Iglesia

Algunas mujeres llegaron a la caravana portando pasamontañas en sus rostros. Algunos hombres que llegaron a apoyarlas vestían sotanas, en una clara burla a la posición que ha tenido la Iglesia católica en torno a este tema.

Los participantes coreaban las frases: “Aborto sí, aborto no, eso lo decido yo”, “Mi vientre es territorio independiente”; “Sacerdotes, tomen sus rosarios y dejen en paz nuestros ovarios”, y frente a la CSJ entonaron una canción que cuestionaba la actitud de los magistrados.

Las féminas acusaron a la Policía de ser negligente en las investigaciones relacionadas con los delitos que afectan a las mujeres, lo que según ellas se contrapone con la acción persecutoria y diligente de la Policía para investigar a aquellas que por circunstancias específicas, se han visto en la necesidad de interrumpir un embarazo no deseado.

Acusaron al presidente Daniel Ortega porque consideran que fue el artífice directo de la penalización total del aborto, y es el principal responsable de promover la cultura de la muerte hacia las mujeres.

También criticaron al Ministerio Público por ejercer la acción penal en delitos de aborto, sin importarle que las mujeres son las verdaderas víctimas.