•   Las Canoas  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Mientras en el kilómetro 41 de la carretera San Benito-El Rama pobladores de Las Canoas realizaban un tranque exigiendo la libertad de Fausto Castro, uno de los seis acusados por el robo millonario de computadoras en perjuicio de la empresa Comtech, ayer inició el juicio en los juzgados de Tipitapa.

Familiares y amigos de Castro dispararon morteros de fabricación artesanal y quemaron llantas sobre la vía, pero al caer la tarde se mantenían replegados a la orilla de la carretera, observados a distancia por policías antimotines.

Auxiliadora Reyes Castro, hermana del procesado, aseguró que la Fiscalía no tiene pruebas que demuestren que su hermano participó en el robo.

Desfilan 14 testigos

En el Juzgado Distrito Penal de Juicios de Tipitapa, durante el primer día de juicio, desfilaron 14 de los 40 testigos ofrecidos por el Ministerio Público, con los que pretende demostrar la culpabilidad de los acusados.

Los enjuiciados son Fausto Castro, Alexis González, Andrés López, Francisco Calero Mercado, Milton Pérez Marín, y el cubando David Pizano Valdez, quienes enfrentan cargos por crimen organizado, secuestro simple, robo agravado y amenazas con arma de fuego.

Por este robo acontecido el pasado 3 de marzo a la altura del kilómetro 38.5 de la vía antes referida se declararon culpable el expolicía José Noel Hernández y el cubano-costarricense Reinaldo Orejuela.

Testigos "pegan" a tres acusados

Al menos tres de los imputados fueron señalados por algunos de los testigos de haber participado de manera directa o indirecta en el atraco. Erwin Alfonso Arce, en su testimonio, “pegó” a Francisco Calero Mercado.

Arce, propietario de la finca ubicada en la carretera Masaya-Catarina, donde la Policía encontró la madrugada del pasado 16 de marzo la mayor parte de la mercadería, señaló a Calero Mercado como la persona que le solicitó el alquiler de la misma, donde había dos bodegas.

Ante la pregunta del abogado defensor, Óscar Carrión de que si existía la posibilidad de que él --Arce-- estuviera equivocado al señalar a Calero Mercado como la persona que suscribió el contrato de arrendamiento, el testigo sin titubear respondió: “No, es él, aquí lo tengo a la par”, refiriéndose al reo que ahora se moviliza en silla de ruedas.

Por su parte, el transportista, Adonis García, dueño del microbús donde transportaban parte de lo robado, inculpó a su extrabajador, Alexis Calderón González, al decir que este con engaños logró que le alquilara su unidad de transporte colectivo para trasladar a una familia que, supuestamente, había llegado de Estados Unidos.

Por su parte, Rosa María Hernández Bustos, hija de la dueña de la casa ubicada en “Las 4 Esquinas”, en la carretera Managua-Diriamba, señaló a Andrés López, como el hombre que acompañado de otros cuatro le solicitó el arrendamiento de esa propiedad el pasado 15 de marzo, donde un día después la Policía encontró otra parte de lo robado, y pasamontañas utilizados en el atraco.