•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, sostuvo ayer que el Gobierno de Nicaragua debe firmar con Venezuela un acuerdo comercial para dar “sostenibilidad” a un programa de cooperación que entre 2007 y 2011 sumó US$2,230 millones que se administraron fuera del Presupuesto General de la República.

El llamado del empresariado nicaragüense se da tres días antes de las elecciones en Venezuela, en las que el opositor Henrique Capriles compite por la presidencia con Hugo Chávez, quien aspira a su reelección.

“Hemos dicho desde hace ya un par de años que tenemos que trascender, que este tema (cooperación venezolana) sea de dos presidentes (…) tenemos que hacer que este tema trascienda lo coyuntural, como casualmente lo hemos venido logrando con el resto de países con los que Nicaragua tiene relaciones comerciales”, expresó ayer el presidente del Cosep, José Adán Aguerri.

Desde que Daniel Ortega volvió a la Presidencia de Nicaragua, en 2007, el Gobierno de Chávez ha cooperado con US$2,230 millones, según cifras del Banco Central.

El dinero se ha administrado fuera del presupuesto y el Fondo Monetario Internacional, FMI, ha pedido mayor transparencia en su uso.

Según funcionarios públicos nicaragüenses, el acuerdo de cooperación entre Venezuela y Nicaragua, que incluye el envío de petróleo a precios preferenciales, se administra entre “partes privadas”, por lo que el dinero no ingresa al presupuesto anual.

Formalizar para sostener

Aguerri, por su parte, consideró que el Gobierno nicaragüense debe formalizar su relación económica con Venezuela, tal como lo ha hecho con países como México y Chile, en aras de darle “sostenibilidad” a los acuerdos de cooperación y no se vean afectados por cambios de gobierno en el país suramericano.

Ortega es el principal aliado de Chávez en Centroamérica y públicamente le ha mostrado su respaldo en la actual campaña electoral venezolana, que concluirá con la votación de unos 19 millones de personas el próximo domingo.

Consultado sobre cómo afectaría al país una posible derrota de Chávez, Aguerri reiteró el planteamiento del Cosep referido a “la necesidad de tener un acuerdo comercial” entre Nicaragua y Venezuela.

Como ejemplo mencionó el Acuerdo de Asociación firmado por Centroamérica con la Unión Europea, que entrará en vigencia en el 2013.

También los Tratados de Libre Comercio, TLC, con México, en vigor desde el 1 de septiembre pasado, y con Chile, que será aplicado a partir del próximo 19 de octubre.

Subrayó que “nos hacen falta esos mismos marcos con Venezuela” e “ir más allá de esa amistad entre los dos presidentes de turno”.

Aguerri no quiso especular sobre qué pasará con la cooperación venezolana si Chávez pierde en las elecciones del próximo domingo, pero recordó que Venezuela se ha convertido en el segundo mercado de las exportaciones nicaragüenses, con compras anuales de más de US$300 millones.

El opositor Capriles ha dicho que de llegar a la Presidencia venezolana, revisará todos los programas de cooperación y priorizará las inversiones en su país y no en el exterior.

Según Capriles, desde que Chávez llegó al poder en Venezuela, en 1999, ha otorgado a sus países amigos hasta US$60,000 millones.

“Si pierde Chávez lo único cierto es lo que hemos escuchado del candidato Capriles, y en ese sentido, tendríamos que esperar a ver qué es lo que el candidato tendría que decidir ya siendo presidente”, apuntó Aguerri, aunque reconoció que “obviamente (esa decisión) significaría menos apoyo” para Nicaragua.

Inversión

Por otro lado, el presidente del Cosep celebró la proyección de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, que indica que la economía de Nicaragua crecerá 5 por ciento en 2012.

Agregó que en las últimas dos semanas 12 empresas extranjeras han visitado Nicaragua para explorar inversiones.

Esas empresas, afirmó, provienen de España, México, Colombia y Chile, y tienen intenciones de invertir en proyectos de infraestructura, mineros, energéticos y agropecuarios.