•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El presidente Daniel Ortega fue quien ordenó liberar a los 40 taxistas acusados por el Ministerio Público en el Juzgado Primero Local Penal de Managua, por los disturbios acontecidos hace una semana cerca de la Rotonda “Rubén Darío”.

Según el secretario ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, Marcos Carmona, el Presidente le dijo en una reunión la tarde del domingo, que por “un gesto de humanismo” ordenaría la libertad de los taxistas, lo que se hizo el lunes temprano en la mañana.

El activista de los derechos humanos hizo esta afirmación ante periodistas y familiares de los presos en el portón de la entrada principal a la Dirección de Auxilio Judicial, DAJ, ubicada en la Loma de Tiscapa, poco antes de que los taxistas fueran liberados.

Veinte minutos más tarde (9:14 am), Carmona bajó al portón de la DAJ en un microbús con 20 de los 40 taxistas detenidos, y 16 minutos más tarde (9:30 am) lo hizo con el segundo grupo. Los obreros del volante fueron recibidos por sus familiares en presencia del vocero de la Policía, comisionado mayor Fernando Borge.

Jueza cumplió trámites

Mientras eso ocurría en la DAJ, en los Juzgados de Managua el fiscal auxiliar Arnulfo López informaba que había presentado un escrito en que el Ministerio Público pedía el sobreseimiento definitivo a favor de los obreros del volante.

López, quien el pasado jueves en representación de la Fiscalía solicitó la prisión preventiva para los taxistas, justificó el cambio de postura de esa institución manifestando que se tomó en cuenta que la protesta de los taxistas obedeció a una demanda social.

La jueza Primero Local Penal de Managua, Julia Mayorga, en declaraciones al canal 100% Noticias, confirmó que sin mayor trámite decretó el sobreseimiento definitivo para los acusados, y ordenó archivar la causa, como también pidió la Fiscalía.

Liberan al último

El último en ser liberado fue Léster Antonio Rodríguez, entregado a sus familiares y representantes de la CPDH la tarde del lunes en el hospital de la Policía Nacional, donde permanecía.

Rodríguez estaba bajo resguardo policial en el hospital, por órdenes de la jueza María José Morales Alemán, que le impuso la prisión preventiva el pasado jueves tras aceptar la acusación en su contra por lesiones leves y daños a la propiedad.

Léster Antonio Rodríguez es el taxista que durante la protesta, la tarde del lunes 1 de octubre, arrolló con su vehículo al policía Heriberto Castro Maradiaga, causándole lesiones leves, según la acusación del Ministerio Público.

Para Rodríguez continuará el juicio por daños a la propiedad y lesiones leves, pero bajo arresto domiciliar, explicó el secretario ejecutivo de la CPDH, agregando que esa institución defensora de los derechos humanos le seguirá dando asistencia legal.

Aplausos y lágrimas

Momento de mucha emoción, entre las lágrimas de los reos y de sus familiares, se observaron la mañana del lunes en la entrada a la DAJ, cuando los taxistas se reencontraron con sus familiares, tras una semana en la cárcel.

Una de las más emocionadas fue la anciana Rosa Vásquez, madre del taxista Daniel Martínez Vásquez, quien se enteró de que su hijo estaba preso hasta el pasado viernes cuando ella salió del hospital después de estar cuatro días internada.

Rosa Vásquez, que ayer no cesaba de abrazar a su hijo, relató que ella había visto por última vez a su vástago el pasado lunes, cuando él se despidió de ella en el hospital, diciéndole que volvería.

“Mi hijo (Daniel Martínez) es el único que sostiene (económicamente) mi casa, y en los días que él estuvo preso los vecinos fueron los que me dieron de comer”, relató la anciana.

Manuel Zelaya Castro, otro de los taxistas liberado, dijo que en su caso él no fue golpeado. Wilfredo Largaespada acusó a la Policía de haber destruido de manera parcial su taxi.

El vocero de la Policía, comisionado mayor Fernando Borge, evitó referirse a los reclamos de los taxistas, señalando que lo más importante era que estaban recuperando su libertad.