•  |
  •  |
  • END

El desconocimiento de nuestra historia nacional es un problema que inicia en el sistema medio de educación y que por ende afecta la enseñanza superior, dijo el catedrático de la Universidad Centroamericana e investigador del Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica, Miguel Ayerdis. Lamentó que alumnos tampoco sepan cuántos viajes realizó Cristóbal Colón a América y en cual de ellos descubrió Nicaragua.

“Es preocupante que los universitarios me ubiquen a Rafaela Herrera en el siglo XVI y que confundan las fechas de la Guerra Nacional. Desconocen totalmente a nuestros próceres de la Independencia y no analizan el contexto en que se llevaron todas estas gestas”, dijo el investigador.

Afirmó que el problema se debe atacar de raíz, y en todo caso se debe capacitar a los maestros de Ciencias Sociales e Historia, quienes se encargan de formar a los estudiantes del subsistema de primaria y secundaria.

Tünnermann: “Métodos más dinámicos”
El catedrático y ex ministro de Educación, Carlos Tünnermann Bernheim, dijo que el desconocimiento de los estudiantes sobre la historia patria se debe a que la enseñanza se realiza de manera memorística. “Esto hace que los conocimientos sean frágiles y que se olviden con el paso del tiempo”, explicó.

Comentó que una forma para incentivar a los alumnos es “realizar la clase con métodos más dinámicos” como representaciones, debates y resúmenes, donde todos participen y analicen los hechos ocurridos.

“Los muchachos pueden hacer representaciones de la Batalla de San Jacinto. Que uno haga el papel de Byron Cole y que explique que era un filibustero invasor. Otro puede hacer el papel del general José Dolores Estrada y explicar la estrategia militar que realizó junto al sargento Andrés Castro”, refirió Tünnermann Bernheim.

Agregó que también pueden hacer composiciones sobre la defensa que hizo Rafaela Herrera al Castillo de la Concepción, pero lo más importante es que los estudiantes comprendan el significado de estas fechas.

“El maestro debe asegurarse de que el alumno aprendió y por eso debe realizar preguntas sobre estos temas. Recordemos que se debe conocer el pasado, para iluminar el presente”, dijo el ex ministro de Educación.

Docentes capacitados
Ayerdis coincidió con Tünnermann en que se debe mejorar la calidad de la enseñanza. Afirmó que el Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica y el Ministerio de Educación firmaron un convenio en el cual se están capacitando maestros de Ciencias Sociales e Historia de Secundaria, pero es una mínima parte en comparación con los más de mil docentes que imparten esta materia.

Además, dijo que se debe renovar el currículo de Historia a los métodos nuevos de enseñanza, para que se motiven a los estudiantes a investigar la historia de nuestro país. “Veo que en los mismos universitarios existe apatía hacia esta materia y eso se debe a la deficiencia que traen desde primaria y secundaria”, afirmó el investigador.

Explicó que no basta con narrar los acontecimientos y que los alumnos se aprendan las fechas y nombres de batallas y héroes de memoria, sino que analicen el contexto en que se construyó nuestro Estado-Nación.

Inculcar el hábito por la lectura
Otra de las recomendaciones que dio el investigador es que los padres apoyen sus hijos y que les inculquen el hábito por la lectura. “Que los motiven a leer relatos sobre las historia nacional, que eso nos identifica como ciudadanos de este país”, dijo Ayerdis.

Asimismo, comentó que los alumnos deben sentir que las clases de Historia y Ciencias Sociales son útiles, ya que cuando sean profesionales esto será les servirá base en su cultura general.