•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La Asociación Los Pipitos, una organización civil que trabaja con niños con discapacidad anunció hoy que en coordinación con la Defensa Civil, entrenará a más de 1,000 familias del Pacífico de Nicaragua para que sepan cómo actuar ante las emergencias, como las causadas por terremotos y erupciones volcánicas.

El objetivo de la asociación que aglutina a más de 15,000 familias con niños con discapacidad, es salvar la vida de estos menores cuando ocurra un desastre natural, explicó la presidenta de ese organismo, Nidia Torres.

"En una emergencia no nos hemos puesto a pensar en ellos", razonó la dirigente.

Los Pipitos calculan que hay unos 200,000 niños con algún tipo de discapacidad en Nicaragua, que representan un tercio del total de personas con discapacidad en este país centroamericano, de seis millones de habitantes.

Torres indicó que las primeras capacitaciones, a cargo de la Defensa Civil, serán en la zona occidental de Nicaragua.

En esa zona del país, que comprenden las provincias de León y Chinandega, en el Pacífico, el riesgo de terremotos, erupciones volcánicas, tsunamis, inundaciones y deslizamientos de tierra es de los más altos del mundo, según estudios del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter).

Esas capacitaciones forman parte de un proyecto piloto que tendrá un año de duración titulado "Ayúdame, no me olvides, yo también quiero sobrevivir", financiado por el organismo Acción Alemana Ayuda (ADH) por un coste de 100,000 euros (unos 128,930 dólares).

El representante de la Confederación de Obreros Samaritanos de Alemania (ASB), Jurgen Steidinger, dijo a Acan-Efe que ese tipo de iniciativas "es algo único en el mundo" dedicado exclusivamente a niños con discapacidad.

Una madre de un niño con discapacidad residente en el occidente de Nicaragua, Jamileth Saavedra, dijo a periodistas que actualmente ella cuida a su hijo de los desastres naturales "por instinto" y con la capacitación espera conocer la forma correcta de hacerlo.

Durante el lanzamiento del proyecto, los organizadores recordaron que a inicios de septiembre pasado el joven con discapacidad Juan Antonio Soto fue abandonado por su familia luego de tres fuertes explosiones del volcán San Cristóbal, el más alto de Nicaragua, y logró sobrevivir.