•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La irregularidad en el suministro de agua en algunos barrios de Tipitapa ha llegado a la “cima”, al pasar de tener el servicio por dos horas al día, a no contar con ninguna gota en los últimos tres días.

Los pobladores afectados por la escasez de agua suman más de siete mil. Ellos habitan los barrios “Orontes Centeno”, “Yury Ordóñez” y Loma Verde.

En este último habría sido inaugurado un pozo en el primer trimestre del año, el que daría respuesta a los vecinos de esos sectores, pero actualmente está fuera de operación.

Mercedes Sobalvarro, del barrio “Orontes Centeno” y madre de cinco niños en edad escolar, aseguró que la desesperación por la falta de agua es un problema histórico, pero ahora está llegando a niveles críticos.

“Antes por lo menos venía entre dos a seis horas al día, pero ahora se va del todo. De nada sirvió el famoso pozo”, comentó la mujer.

Bernarda Beltrán, vecina de ese sector, criticó que su recibo por el servicio de agua llega a los 300 córdobas, sin que ella goce del vital líquido.

“Aquí viene el recibo puntual, pero nunca hay agua. No sé cómo nos cobran algo que no recibimos”, expresó. Ricardo Osejo, representante de la Organización para la Defensa de los Consumidores, ODC, señaló que los vecinos afectados por el desabastecimiento de agua habían puesto sus esperanzas en la reciente construcción --por parte de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal--, de un pozo de 380 pies de profundidad y capacidad de producción de 300 galones por minuto, ubicado en el barrio La Majada.

Fuera de servicio

Sin embargo, desde hace dos meses el pozo salió de funciones ya que presentaba fallas en las tuberías, por lo cual el líquido llegaba contaminado hasta los grifos de las viviendas.

“Me preocupa la posición de Enacal, cuando se denunció que el pozo estaba contaminado y que el agua no se podía tomar, simplemente las autoridades decidieron cerrarlo.

Ellos dijeron que iban a hacer un diagnóstico del problema, pero hasta la fecha no hubo tal acción. Es una falta de sensibilidad hacia la población”, reprochó Osejo.

El pozo que está fuera de servicio costó dos millones de córdobas. En este sentido, Osejo criticó la pasividad de Enacal para rehabilitar la obra. “Cómo es posible que echen a perder los recursos sin que les duela esa inversión que era para el pueblo. Nos han mentido y nos prometieron que harían las correcciones al pozo, pero no han hecho absolutamente nada”, agregó.

El dirigente comunitario Ricardo Osejo manifestó que la población ha decidido realizar en los próximos días una protesta en las afueras de las instalaciones de la sede central de Enacal, ya que no han sido escuchados en la delegación municipal.