•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

A Douglas Alonso no solo se le ha dificultado encontrar empleo. Se ha encontrado con un obstáculo mayor cuando se enferma, porque lo tienen que “chinear” para poder ingresar al hospital, donde ni una de las estructuras está diseñada para recibirlo, porque se moviliza en una silla de ruedas.

Este tipo de problemas quedaron evidenciados en un estudio que realizó la Federación Nicaragüense de Asociaciones de Personas con Discapacidad, Feconori, que se centró en la infraestructura de las instalaciones del Minsa y el Mined, en varios departamentos del país.

La muestra fue de 12 centros asistenciales y 24 colegios; el resultado fue similar en cada uno, el 83.3 por ciento de las estructuras cuentan con una accesibilidad inadecuada, ninguno cumple con las normas para el libre desplazamiento de las personas con capacidades diferentes.

Los centros médicos evaluados se encuentran en la RAAS, RAAN, Managua y Boaco, las visitas se hicieron entre octubre del año pasado y febrero de este año, mientras los colegios tomados en cuenta para la muestra se ubican en Matagalpa, Estelí, Nueva Segovia, Madriz y Jinotega.

Genaro Pérez, secretario de la AD-RN (Asociación de Discapacitados de la Resistencia Nicaragüense) indicó que el nivel de acceso a los centros escolares es de apenas un 26%, mientras en los hospitales y centros de salud pasa del 40, pero resaltó que la mayoría tienen un diseño fuera de los parámetros establecidos.

“Existen problemas en el acceso externo, como la dimensión en el ancho de las puertas, en el interior no es mucho, hay avances pero no es lo suficiente, hay que supervisar todo el proceso, desde los planos, porque a veces el plano dice una cosa y la realidad es otra”, explicó Pérez.

Servicios sanitarios, rampas, estacionamientos y mobiliario son otros de los problemas detectados tanto en los hospitales como colegios y los cuales, según Pérez, esperan que se resuelvan pronto.

Reconoce problemática

La ministra de Educación, Miriam Ráudez, confirmó que existe un déficit en la accesibilidad a los centros educativos de Nicaragua, por parte de de los alumnos que presentan algún tipo de discapacidad y lo atribuyó a “los pasados 16 años de gobiernos neoliberales”, pero aseguró que esta Administración ha acondicionado alrededor de 800 colegios para despejar de obstáculos que impidan la movilización de estos estudiantes.

“Nosotros hemos avanzado, en las nuevas construcciones que está haciendo el Ministerio de Educación ese es un requisito fundamental, lo de las barreras, quitar obstáculos, pero también permitir algunos instrumentos que faciliten la movilización de los compañeros y compañeras que son mencionados por Feconori”, aseveró Ráudez, quien reconoció que tienen una tarea pendiente sobre este tema en el área rural del país.

La funcionaria señaló que los maestros de Educación Especial han sido capacitados en clases para no videntes y de señas, con el fin de ir derrumbando las “barreras mentales”, pero no así para poder impartir clases con el sistema Braille. “Evidentemente nos hace falta, pero en eso está el Gobierno trabajando para que podamos avanzar en quitar esos obstáculos físicos, pero lo más importante para este Gobierno es que todos los nicaragüenses nos veamos iguales”, dijo Ráudez.