•  |
  •  |


Dos jueces absolvieron de responsabilidades civiles y penales a los ocho imputados por la muerte del nicaragüense Natividad Canda, ocurrida el 10 de noviembre del 2005, en un taller de la Lima de Cartago e incluso exoneraron al estado costarricense de la actuación de los ocho policías que asistieron al hecho.

Sin embargo una tercera juez Sonia Sandí razonó su voto y  consideró que si hubo omisión de deberes, lo que implicó un delito culposo de los ocho policías señalados. Dijo que estos no actuaron a como establece la ley cuando se priva una vida humana.

De esta forma se cierra un capítulo que se convirtió internacional, cuando Nicaragua denunció ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos por xenofobia y discriminación en contra de los inmigrantes nicaragüense.

Imputados, abogados defensores y familiares celebraron con grito de jubilo que los deja libre de toda responsabilidad por la muerte atroz de Canda.

También queda desestimada la acción civil en la que el abogado Luis Fernando Sáenz, representante de Juana Francisca Mariera, mamá de la víctima,  pretendían que le pagaran una indemnización por daños morales y económicos.