• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Un nuevo capítulo de tensión diplomática se registró ayer entre los gobiernos de Nicaragua y Colombia, luego que navíos de guerra del país sudamericano rodearon la embarcación de bandera nicaragüense “MedePesca III”, que se encontraba en el Mar Caribe. Hasta el cierre de la edición se desconocían detalles precisos sobre la ubicación de la nave y la suerte de la tripulación.

El Gobierno de Colombia alega que la embarcación se encuentra en aguas colombianas sin ningún permiso, y bajo la amenaza de buques de guerra y un avión Hércules, está exigiendo a la nave nica que se retire de la zona.

El director de Asuntos Jurídicos de la Cancillería de Nicaragua, César Vega, dijo en un comunicado oficial, que la embarcación “MedePesca III” se encuentra recabando información científica sobre recursos pesqueros en aguas nacionales del Caribe para presentarla ante la Convención Internacional para el Comercio de Especies en Peligro de Extinción, CITES, que se efectuará en noviembre próximo en Panamá.

La Armada Nacional de Colombia reportó la noche del miércoles 10 de octubre, que “a 13 millas náuticas al este del meridiano 82, en aguas colombianas, fue interceptado el buque ‘Mede-Pesca-III’, perteneciente al Instituto Nicaragüense de Pesca y Acuicultura, Inpesca, con sede en Managua.

Hernando Wills, Vicealmirante de la Armada Nacional Colombiana, señaló que el gobierno de Nicaragua debe ordenar el retiro inmediato de la embarcación nicaragüense “MedePesca III”, pues se encuentra en aguas marítimas de Colombia sin permiso.

El alto funcionario colombiano consideró que “es muy probable que la actitud de Nicaragua responda a una provocación, puesto que históricamente no ha habido presencia de buques nicaragüenses” en aguas territoriales colombianas.

Investigaciones pesqueras en Quitasueño

El capitán del “Mede-Pesca-III” aseguró a la Marina de Colombia al momento de la intercepción, que “por instrucciones del Gobierno de Nicaragua se encuentra realizando investigaciones pesqueras en el cayo de Quitasueño, y posteriormente seguirán con dicha investigación a 30 millas al noreste del cayo.

El comunicado de la Cancillería de Nicaragua refirió también que el “Mede-Pesca III” estará en aguas del Mar Caribe hasta el martes 16 de octubre, y, por lo tanto, solicitó al Gobierno colombiano que cese la actitud intimidante sobre la embarcación.

El pronunciamiento de la Cancillería de Nicaragua, leído por el director de Asuntos Jurídicos, César Vega, señaló que dos naves de guerra colombianas, la ARC-53, denominada Antioquia, y la ARC-161, de nombre Cartagena, en una actitud hostil, interceptaron el miércoles 10 de octubre la embarcación civil nicaragüense, tratando de impedir el desarrollo de las labores científicas.

La nota también subraya que un avión Hércules RC-130 colombiano, sobrevoló todo el jueves sobre la embarcación nicaragüense, intimidando a sus tripulantes.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua denuncia esta violación a la soberanía nacional, así como este tipo de actitudes que violentan los principios de la convivencia internacional, lo que en nada abona las relaciones entre países vecinos”, detalla la nota de la Cancillería.

Ejército: meridiano 82 no es límite marítimo

Por su parte, el jefe del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua, mayor general Óscar Balladares, dijo que la Corte Internacional de Justicia, CIJ, estableció que el Meridiano 82 no es límite marítimo entre Colombia y Nicaragua, y que, por lo tanto, ni ese país ni ningún otro puede arrogarse el derecho de que ese límite le corresponde como frontera marítima.

Agregó que hay una cantidad de medios que han sido capturados por la Fuerza Naval del Ejército de Nicaragua, precisamente por faenar en estas aguas bajo banderas de otros países y sin la autorización correspondiente de autoridades nicaragüenses.

Canciller colombiana: nave salió de la zona

Al final de la tarde de ayer, la canciller colombiana María Ángela Holguín, aseguró a medios de su país, que el barco nicaragüense “ya está en aguas nicaragüenses”. “Salió en la tarde de hoy (jueves), después de la invitación (a abandonar el área) de la Armada”.

La diplomática reveló que Colombia envió una nota de protesta a la Cancillería de Nicaragua a través de la embajadora del país en Managua, y aseguró que el gobierno nicaragüense mintió sobre la ubicación de la embarcación.

“Han pretendido enclavar a San Andrés, Providencia y Santa Catalina. El barco entró a aguas de jurisdicción colombiana. Es un acto de desesperación de Nicaragua en vísperas de la comunicación por parte de la CIJ sobre el fallo que se emitirá después de 11 años de este proceso”, afirmó la ministra de Relaciones Exteriores en rueda de prensa, cuyas declaraciones fueron publicadas por Semana.com.