•  |
  •  |
  • END

El ex ministro de Educación Humberto Belli recomendó al cardenal Miguel Obando meditar sobre los nombres que publicará en sus memorias, como los que supuestamente cabildearon para que lo retiraran como Arzobispo de Managua, pues quienes le brindaron esa información lo podrían haber engañado, y, por tanto, pudiera cometer errores e injusticias.

“Si yo saliera mencionado en la lista que ha anunciado el cardenal, pues me daría pena ver que hay inexactitudes y versiones que no se ajustan a la verdad, y sobre todo que el cardenal Obando lo hiciera así”, dijo Belli al conversar con EL NUEVO DIARIO.

Obando aseguró que en 2002, Belli, quien fue ministro de Educación durante las administraciones de Violeta de Chamorro y de Alemán, viajó hasta el Vaticano para gestionar que el Papa aceptara su renuncia como Arzobispo de Managua. No obstante, fue hasta en abril de 2005, horas antes de que el papa Juan Pablo II falleciera, que Obando fue notificado de que había cesado su cargo, en lo que se ha conocido como “el madrugonazo”.

“Es evidente que el cardenal Obando no vio lo que ocurrió, y todo lo que él dice es porque alguien se lo dijo, es decir, otras personas se lo dijeron y ahí está el problema, porque las personas que lo informaron, lo informaron mal”, reaccionó Belli. “Si apareciera mi nombre en lo que él dice que va a publicar, pues estaría cometiendo un serio error, mi única conclusión es que él tiene una información equivocada”, sostuvo.

Obando, en una entrevista que publicó el semanario del gobierno El 19, dijo: “Yo tengo todas las historias y los nombres (de los que cabildearon). En mis memorias saldrán. Nosotros tenemos la información. Quiénes fueron a Roma, quiénes hablaron desde aquí”.

Su visita al Vaticano
Belli, quien es miembro del Opus Dei en Nicaragua, señaló que “no sé quiénes llegaron al Vaticano y es algo que siempre me ha extrañado en lo personal, porque yo llegué a Roma en ocasión de la canonización de San José María Escrivá de Balaguer, hace cuatro o cinco años, y aproveché la ocasión para visitar a viejos amigos míos en el Vaticano, como unos cardenales y miembros de la Curia a quienes yo conocía desde 10 años anteriores o más”.

El ex presidente Enrique Bolaños, Jean Paul Gobel --otrora Nuncio Apostólico--, Dan Fisk --subsecretario de Estado de Estados Unidos-- y Belli, son señalados de organizar una vasta trama para conseguir que un agonizante Juan Pablo II aceptase la renuncia del cardenal Obando y Bravo al Arzobispado de Managua, en abril de 2005.

Belli explicó que comenzó a viajar al Vaticano con cierta regularidad desde 1982, cuando fue nombrado consultor para el Secretariado de los No Creyentes, y luego como miembro de la Academia Pontificia Pro Vida. Ahí, relató que tuvo relación con gente de la Curia y aprovechó el viaje para visitar a algunos obispos y cardenales, encuentros en los que, evidentemente, conversó sobre Nicaragua, de los problemas políticos con Arnoldo Alemán, pero que nunca fue miembro de ninguna misión del gobierno de Enrique Bolaños para ese respecto.

Obando cesaría tarde o temprano
Si hablaron de Nicaragua, ¿por qué no se abordó el tema de la renuncia de Obando?
“Definitivamente, no era tema en mi agenda, ¿y sabes por qué? Porque yo estaba convencido por información que tenía de gente con larga trayectoria, que cuando un cardenal cumple los 75 años, lo normal es que su renuncia se la acepten en los dos o tres años siguientes, y yo daba por hecho que el cardenal iba a recibir la aceptación de su renuncia de un momento a otro, por tanto no había ninguna necesidad de apurar esa decisión.

“Eso era algo que inevitablemente iba a suceder, independientemente de sus méritos o problemas, porque esas son medidas que se toman por la edad y no por la ejecutoria o el desempeño de quien ha renunciado. Lo que te quiero decir es que aunque yo estuviera molesto o feliz por el trabajo del cardenal, no había necesidad de abogar por la aceptación, porque eso es lo que inevitablemente la Santa Sede iba a hacer por cuestiones burocráticas, tradicionales y de costumbre”.

Obando sabe que va contra canon, dice Belli
Belli también se refirió a la afirmación que hizo Obando de que seguirá al frente de la Comisión de Reconciliación y Paz del Gobierno “hasta que Dios quiera”, indicando que el prelado sabe que lo que hace no se corresponde con el Derecho Canónico que les prohíbe asumir cargos públicos.

“Yo le recuerdo al Cardenal un principio que él mismo defendió en los años 80, y es que los miembros del clero no pueden ser miembros de organizaciones gubernamentales, por muy buenas que sean”, dijo Belli.

“Esa fue la posición de la Iglesia Católica cuando se criticó la participación de Miguel D’Escoto y los hermanos Ernesto y Fernando Cardenal en el gobierno sandinista, porque se dijo que no podía un sacerdote involucrarse en labores gubernamentales que tenían un sesgo partidario, eso es lo mismo que se puede aplicar ahora”, añadió.

Obando en su entrevista dijo que estar al frente de la Comisión le ha conferido más enemigos de los que tenía antes, pero que está claro que está echado “entre leones devoradores de hombres”, y que muestra de ello es que ha sido acusado de cualquier cosa, pero que ante esos ataques ha perdonando hasta 70 veces siempre a quienes lo atacan.

Belli dijo que la actuación del Cardenal en la Comisión “es indudablemente de buena fe”, pero le recomendó que sea “lo más breve posible”, porque no es lo más recomendable desde su figura de tanta influencia en la población nicaragüense.

“El gobierno capitaliza a su favor la presencia del Cardenal al frente de la comisión, porque ante el pueblo lo presentan como un partidario de su política y Ortega no pierde la oportunidad de sacarse fotos a orillas del cardenal para luego hacer creer que todo lo que hace es lo correcto”, señaló el ex ministro de Educación.

¿Cree usted que el papa Benedicto XVI se pronunciará alguna vez sobre la situación del Cardenal en la Comisión?
“No creo que el Papa se pronuncie públicamente, porque son asuntos que se tratan de manera interna en la Iglesia, porque lo contrario crearía mucha polémica y le daría una relevancia muy grande. El tema es relevante para el Papa, pero creo que se puede abordar con más efectividad de una manera privada y no haciendo un alboroto”.

¿Enriqueció a otros?
Belli dijo creer firmemente que Obando no se ha enriquecido desde su cargo de cardenal, como lo negó en su entrevista con el medio oficial, pero sí estima que el prelado protegió a algunos personajes que sí lo han hecho.

“No creo que el Cardenal se haya enriquecido desde su posición al frente de la Iglesia en Nicaragua, y lo digo porque es una persona muy entregada a Dios, con grandes cualidades humanas, y no creo que haya usado su cargo para beneficiarse personalmente, podría haber influido un poco ciertos compromisos familiares de proteger a personas, pero que haya buscado él beneficio para su cartera o privilegios, lo veo muy difícil”.