•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La diabetes gana terreno en Nicaragua. Se estima que 10 de cada 100 nicaragüenses padecen esta enfermedad, que desde 2009 se posiciona como la segunda causa de muerte en adultos en este país, de acuerdo con datos brindados durante el VI Congreso de Diabetología, que concluye hoy en Managua.

El doctor Denis Granados, especialista en endocrinología, refiere que Nicaragua es, además, el segundo país centroamericano con la prevalencia más alta de diabetes, nombre que clínicamente se atribuye a una falla del páncreas cuando pierde capacidad para producir la insulina necesaria para el buen funcionamiento del organismo.

Mal "silencioso"

Según el especialista, la diabetes es un padecimiento que comienza su ataque en total sigilo y por eso no es extraño que alguien pase hasta 10 años ignorando que la padece.

"La enfermedad es asintomática en los primeros estadios, nadie siente nada. Es hasta que el páncreas está muy dañado cuando entonces siente mucha orinadera, mucha sed, hambre y pérdida de peso", explica el doctor Granados.

El período que una persona puede pasar ignorando su padecimiento es el verdadero problema, señala el especialista, ya que han comprobado que la mitad de quienes desarrollan la enfermedad no saben que la tienen y eso le da oportunidad para que avance el mal.

"Nadie es diabético de hoy para mañana, pasás siendo diabético por mucho tiempo sin darte cuenta… sin que el cuerpo avise", reafirma el doctor Granados, señalando como unos de los factores que están empujando el ascenso de la diabetes, la obesidad, relacionada a los malos hábitos alimenticios, y el sedentarismo.

País con limitaciones

A criterio de Granados, Nicaragua tiene una limitada capacidad frente al manejo de la diabetes. Si hablamos que una porción significativa de los 600 mil ciudadanos diagnosticados con diabetes recurre al sistema público, entonces saltan las carencias, expresa el médico.

A su juicio, la prevalencia de la diabetes “representa una carga (pesada) para los servicios de Salud… Somos un país pobre", dice para explicar que un diabético demanda control médico periódico, pero el número elevado de pacientes versus recurso humano especializado para atenderlos marca un desbalance que al final resulta en detrimento de quien busca atender su mal.

“No es posible recibirlos cada mes, sino con períodos de dos o tres meses”, apunta, para luego incluir en la lista de limitaciones la poca disponibilidad de tratamiento que también afecta la calidad de vida de los pacientes, ya que la diabetes desencadena otros padecimientos.

La pérdida de la vista es uno de ellos, pero como país también se carece del recurso humano especializado, según expone la doctora María Alejandra Alemán, oftalmóloga y una de las cinco especialistas en retina en todo el país.

“Todos los diabéticos en algún momento van a desarrollar retinopatía diabética, los tipo 1 a los 5 años, y los tipo 2 tienen que verse al momento del diagnóstico porque es una complicación grave, severa, que lleva a la ceguera y eso reduce la calidad de vida del paciente”, señala.

De acuerdo con la doctora Alemán “es importante que el paciente (con diabetes) sepa que el oftalmólogo general no puede darle el tratamiento adecuado”.

Según comentó, en Nicaragua no hay posibilidades de formación en ese campo y se trata de una especialidad económicamente costosa. Tres de los cinco especialistas en retina atienden en el Centro Nacional de Oftalmología.

Nutrición, clave en el tratamiento

El éxito del tratamiento de la diabetes no solo depende de los medicamentos. La nutrición juega un rol determinante, y durante la reunión que sostiene la sociedad médica vinculada al manejo de la diabetes, analiza el complemento entre medicina y nutrición.

En ese sentido, Martha Justina González, nutricionista del Consultorio de Nutrición Vida Saludable, enfatizó que la nutrición es determinante en la efectividad del tratamiento fármaco.

“En realidad el plan de alimentación del diabético es saludable, se trata de comer vegetales sin almidón, frutas, cereales, bajar el consumo de grasa y azúcar añadida”, comenta, para señalar que a la diabetes la rodea una suerte de mitos vinculados a la nutrición que terminan “vetando alimentos que sí pueden comer si están controlados, si mide la cantidad y si los combina apropiadamente”.

Explicó que el control es más de disciplina, es decir consumir alimentos medidos, con horario y combinados según la instrucción que el especialista define.

La experta afirma que “la dieta no es restrictiva sino balanceada”, pero el paciente no lo debe hacer solo.

Factores de riesgo

De acuerdo con el endocrinólogo Denis Granados, entre los 40 y 60 años se aumenta el riesgo de padecer diabetes.

Explicó que además del sedentarismo y la obesidad, hay otros factores de riesgo que deben ser tomados en cuenta para presumir si podríamos padecer diabetes, entre ellos el factor hereditario, la hipertensión y problemas de colesterol.

También corren riesgo de padecer diabetes las mujeres con ovarios poliquísticos y aquellas que padecieron diabetes gestacional.

El especialista aclaró que los niños padecen diabetes Tipo 1, quienes se caracterizan por ser insulinodependientes de por vida y que en el caso de los adultos son afectados con la diabetes Tipo 2.

Añadió que el 90% de los diagnósticos de diabetes en Nicaragua son de Tipo 2, es decir que son los adultos quienes más propensos están ante la enfermedad.