• Managua, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Desde muy tempranas horas de ayer, un grupo de pobladores de las comarcas Oro Verde y Miraflores en Ciudad Sandino, con palas y machetes en mano, se dirigieron a la entrada de la calle que va a Xiloá para quitar los tubos que la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, había instalado para llevar agua potable a residencial Guardabarranco.

Para las 8:00 de la mañana, ya los habitantes de Guardabarranco “pegaban el grito al cielo”, pues al abrir sus llaves no tenían agua potable.

María Cristina Salazar, pobladora de Oro Verde, indicó que tomaron la iniciativa de cortar las tuberías que fueron colocadas hace menos de un mes, porque estaban careciendo del agua potable.

“No queremos darle agua a (la residencial) Guardabarranco porque por ley es Mateare el que debe garantizarles el agua, no el municipio de Ciudad Sandino, la urbanizadora instaló una bomba, y antes de mediodía ya no tenemos agua”, agregó Salazar.

Señalan responsables

Los pobladores acusan al delegado del partido de gobierno de la zona y a las propias autoridades de Ciudad Sandino de estar “coludidos” con los encargados de la urbanizadora.

“Estamos a tiempo ahora, solo defendemos nuestro derecho al agua, porque 500 casas están siendo afectadas, las veces que se peguen los vamos a despegar”, indicó otro de los pobladores, Mauricio Carballo.

Sin embargo, la posición de los pobladores del residencial es otra. Dijeron que desde hace dos años que comenzaron a habitar las primeras viviendas no cuentan con agua, pero aseguran que el pozo ubicado en Oro Verde es para abastecer a la población de los alrededores, no solo a esos dos barrios.

Apenas 15 días gozaron del servicio de agua potable. Los habitantes de Guardabarranco acusaron de estafa a la urbanizadora, pues los responsables no les dijeron que no había agua.

En varias casas del residencial se leen carteles: “Este residente está molesto por la falta de agua”, porque el vital líquido no llega del todo. A finales de septiembre, los pobladores exigieron respuesta a los responsables de la urbanizadora, quienes les dieron un documento donde Enacal autorizaba la construcción del sistema de agua potable.

Los habitantes de Oro Verde están dispuestos a defender su agua, algo que para los habitantes del residencial es egoísta, pues ninguna zona puede tener el agua las 24 horas, y aseguran que debido a las malas acciones de la urbanizadora están los problemas.