•  |
  •  |
  • END

En nuestro país, una mujer fallece cada semana a mano de su cónyuge o familiar, según la presentación regional sobre Prevención de Violencia, Equidad de Género y VIH, realizada por organizaciones feministas.

Fátima Millón, representante de la Red de Mujeres Contra la Violencia, RMCV, expresó que la violencia intrafamiliar va en aumento, pues el hombre no se conforma con golpear a la mujer y a sus hijos, sino que ya utiliza armas de fuego o cortopunzantes, acabando con la vida de ésta.

“En este taller se comprobó que nuestro país presenta la tasa más baja de feminicidio, ya que en Honduras dos mujeres mueren al día; en Guatemala una mujer cada día, igual en El Salvador, mientras que en Nicaragua fallece una cada semana a causa de la violencia”, señaló la feminista.

Sin embargo, expresó que existe falta de sensibilidad de parte de los servidores públicos sobre el tema de la violencia intrafamiliar.

“Si bien es cierto ahora hay más denuncias de parte de las mujeres hacia estos delitos, no existe una respuesta asertiva de parte de las instituciones estatales para brindar el acceso a la justicia”, dijo la representante de la RMCV.

20 mil denuncias por violencia doméstica
Millón afirmó que en la Comisaría de la Mujer existen más de 20 mil denuncias recibidas, pero sólo el 3 por ciento de éstas concluye en procesos judiciales. Señaló que las mujeres terminan siendo revictimizadas y la mayoría abandonan las causas, pues no confían en el sistema judicial.

Indicó que la violencia contra las mujeres se debe a la cultura patriarcal de nuestro país, pese a que en casi todos los hogares se vive un matriarcado. La representante de la Red afirmó que la mayoría de las mujeres en edad reproductiva, de los 16 a 40 años, ha sufrido algún tipo de violencia.

Recuadro:
Apoyo a Zoilamérica
En este taller regional también se abordó el apoyo a Zoilamérica Narváez, así como la restitución del aborto terapéutico como un derecho humano. Fátima Millón expresó que existe persecución de parte del gobierno hacia las organizaciones feministas por estos temas.

“La mujeres nos sentimos amenazadas y descalificadas por esta campaña sucia que está emprendiendo el gobierno contra nosotras. Hemos sido acusadas por apología al aborto, asociación ilícita para delinquir, sólo por promover nuestro derecho al aborto terapéutico”, dijo Millón.

Por su parte, Ana Carcedo, presidenta del Centro Feminista de Investigación y Acción, Cefemina, de Costa Rica, expresó que los organismos feministas siempre van a denunciar la impunidad sobre los actos de violencia y uno de ellos es la violación que sufrió Zoilamérica Narváez.

Además, dijo que las mujeres en el continente americano seguirán apoyando a Narváez en su lucha, y que no lo hacen con un interés político, sino por resarcir su derecho humano. “Apoyamos a Zoilamérica y a las mujeres en Nicaragua para que pronto se restituya el derecho al aborto terapéutico”, expresó Carcedo.

La feminista agregó que a las mujeres nicaragüenses se les está negando el derecho a la vida, pues el eliminar el aborto terapéutico es una forma de condenarlas a muerte. Señaló que la interrupción de embarazo por razones médicas es permitida en casi todo el mundo, pero que en nuestro país aumentarán las muertes maternas.