Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

El Presidente de Venezuela, Hugo Chávez, ordenó ayer jueves al embajador de Estados Unidos en Caracas, Patrick Duddy, a abandonar el país en 72 horas, medida que adoptó en solidaridad con Bolivia, según dijo en un acto público.

“A partir de este momento tiene 72 horas el embajador yanqui en Caracas para salir de Venezuela, en solidaridad con Bolivia”, indicó el mandatario.

“Váyanse al carajo, yanquis de mierda”, agregó Chávez en un acto de apoyo al candidato de su partido para las elecciones regionales de noviembre, celebrado en Puerto Cabello, 120 km al oeste de la capital.

El presidente expresó su solidaridad con su aliado y amigo, el mandatario de Bolivia, Evo Morales, que atraviesa una dura crisis política enfrentado a varios prefectos (gobernadores) y quien expulsó al embajador de Estados Unidos tras acusarlo de estar por detrás de las maniobras de la oposición.

“Aquí hay un pueblo digno, yanquis de mierda. Váyanse al carajo cien veces”, advirtió Chávez, quien mantiene tensas relaciones con Estados Unidos.

Manda a traer a embajador
El jefe de Estado dio instrucciones en público a su canciller, Nicolás Maduro, para que disponga el regreso inmediato del embajador venezolano en Washington.

“Señor canciller Maduro, mande por nuestro embajador antes de que lo echen de allá. Que regrese a la patria”, ordenó el presidente venezolano.

Chávez dijo que “cuando haya un nuevo gobierno en Estados Unidos”, Venezuela enviará un embajador, pero mientras siga en el poder el presidente George W. Bush, no tendrá representante diplomático en Washington.

Tras la expulsión dispuesta por Morales del embajador estadounidense en La Paz, el gobierno de Bush hizo uso de la reciprocidad diplomática y ordenó este jueves el retiro del representante boliviano en Washington.

“A partir de este momento, Bolivia no está sola”, añadió Chávez.

El presidente venezolano responsabilizó de la tensa situación que mantiene con Washington “al gobierno de Estados Unidos”, que “anda detrás de todas las maniobras” de desestabilización política que se viven en América Latina.

“Estamos resueltos a ser libres” y a librarnos “del yugo del imperio” norteamericano, concluyó.

Denuncia otro intento de derrocarlo y asesinarlo
Horas antes, el gobierno venezolano presentó pruebas y denunció un intento de “magnicidio” y golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez, que estaría siendo planeado por militares en activo y retirados, con el visto bueno de “la Administración estadounidense”.

“Ya tenemos varios detenidos (...) Miren, pitiyanquis, no se les ocurra lanzar un golpe o una locura de éstas. Les aviso, yo no soy el Hugo Chávez del año 2002”, dijo el mandatario, refiriéndose al golpe de Estado fallido que lo alejó del poder durante dos días en abril de 2002.

Según el presidente, tras este intento está la “oposición política desesperada”, la “oligarquía” y “el imperio norteamericano” liderado por el presidente George W. Bush, que no sólo prepara “conspiraciones” en Venezuela, sino también en “países hermanos” como Bolivia, Paraguay o Guatemala.

“Vean ustedes toda la trama: desde Guatemala hasta el río Paraguay, pasando por este Caribe y el altiplano de Bolivia. ¿Quién dirige todo esto? El señor Bush es el responsable y la CIA (Agencia de inteligencia estadounidense) y sus laboratorios genocidas”, declaró.

“Nunca vendrán aquí a montar un gobierno los oligarcas, los pitiyanquis. Los derrotaremos, con o sin armas, pero no volverán”, agregó.

Una grabación
El jueves de madrugada, la televisión pública venezolana presentó una conversación entre tres militares en la que se detallaban planes para tomar violentamente el Palacio de Miraflores en Caracas y hacer estallar el avión presidencial.

“La Administración Bush está detrás de este complot y no tenemos ninguna duda. Al avanzar la investigación se verá de qué manera están involucrados los diferentes órganos del gobierno de Estados Unidos”, denunció el ministro de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro.

Concretamente, la televisión pública presentó extractos de una conversación entre el vicealmirante Carlos Alberto Millán Millán, el general retirado de la Guardia Nacional, Wilfredo Barroso Herrera, y el general de brigada retirado de la Aviación, Eduardo Báez Torrealba.

“Aquí el objetivo es uno sólo: vamos a tomar el Palacio de Miraflores, vamos a tomar las plantas televisoras (...) El objetivo tiene que ser uno solo, es decir: todo el esfuerzo hacia donde está el señor (Hugo Chávez)”, dice Barroso, según la grabación.

Para Cilia Flores, presidenta de la Asamblea Nacional (Parlamento), este presunto complot pretende abortar las elecciones regionales de noviembre, y según los portavoces del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV, en el poder) estas pruebas deben ser transmitidas a gobiernos e instancias internacionales ya que podrían generar “una guerra civil” en el país.

“Se está hablando de volar al presidente Chávez (...) Eso se llama magnicidio, no tiene otro nombre, es un delito gravísimo, exigimos que se investigue y que no vuelva a reinar la impunidad”, pidió Vanessa Davies, portavoz del PSUV.

Miembros del gobierno señalaron a ciertos sectores de la oposición y a dueños de medios de comunicación privados venezolanos, de ser responsables de estos intentos de desestabilizar el país.

“Un montaje”, dice director de El Nacional
Nombrado directamente por miembros del gobierno, Miguel Henrique Otero, editor del diario El Nacional y miembro del movimiento opositor 2-D, consideró que probablemente la grabación sea un “montaje” del Ejecutivo, que trata de crear “una cortina de humo” para tapar el escándalo del llamado juicio del maletín, que se celebra en Miami y salpica al gobierno venezolano.

Según las pruebas presentadas por la televisión pública, además de tomar el palacio presidencial los militares planeaban volar el avión de Chávez.

“Ya tenemos un piloto que tiene 1,000 horas de vuelo en F-16 (...) Proponen también que hagamos el estudio para una posible operación llegando él (Chávez) de viaje. Una de las acciones pudiera ser volarlo (el avión presidencial) o capturarlo con aviones en el aire”, detalla Báez en estas grabaciones.