Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

LEÓN
El hallazgo de dos cadáveres en una humilde vivienda de la comunidad El Convento, a tres kilómetros en el sureste de la cabecera departamental de León, conmocionó a los habitantes del tranquilo asentamiento este miércoles, en horas de la noche. Las autoridades policiales investigan el móvil del crimen seguido de suicidio.

El cadáver de Pedro Simeón Santana Picado, de 60 años, fue encontrado colgando de un mecate en una de las soleras de la casa. En uno de los cuartos de la humilde propiedad se encontraba el cadáver de Maura Isabel Santana Ruiz, de 14 años, hija del suicida.

El cadáver de Santana Picado fue encontrado por Pedro Joaquín Estrada, de 20 años, hijo de Pedro Simeón. “Llegué a las once y media de la noche y empujé la puerta de la casa. Me sorprendí cuando observé a mi papá que colgaba de un mecate”, dijo Pedro Joaquín, quien de inmediato llamó a las autoridades policiales.

Cuchillo en la mesa
Al llegar a al humilde vivienda, miembros de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía en León, se percataron que en una mesa había un cuchillo y varias manchas de sangre en el suelo, en las manos y en la ropa del sexagenario que colgaba de la solera.

La Policía requisó el interior de la vivienda y encontró el cadáver de la adolescente de 14 años, que presentaba una herida profunda en el costado derecho del cuello, ocasionada por un cuchillo.

El médico forense Benito Rafael Lindo dictaminó que la muerte del adulto fue por ahorcamiento, mientras que la adolescente fue asesinada con arma blanca.

La Policía investiga el móvil del crimen y no ha descartado ninguna posibilidad, de acuerdo con las pesquisas y aseveraciones de los familiares.

De acuerdo a Pedro Joaquín Estrada, hijo del supuesto autor del hecho, su hermana había sido abusada hace más de quince días por una persona desconocida, motivo por el cual su papá había caído en estado depresivo.

El pasado 22 de agosto, la víctima, Maura Isabel Santana Ruiz, acusó ante las autoridades la supuesta violación de parte de Ramiro “Loco” Somarriba, quien según ella la interceptó fuera de su casa, la acostó en un catre, le quitó la ropa y la violó.

Leve retraso mental
En ese momento el sujeto le prometió que se la iba a llevar a Guatemala o a Costa Rica, y “que se iba a hacer cargo de ella”.

En el informe pericial sexológico efectuado por el forense como parte de la investigación de la supuesta violación, se determinó que la jovencita presentaba un buen estado de salud a nivel general, con evidencias de retraso mental leve.

La evaluación sugirió que la adolescente debería recibir apoyo psicoterapéutico. En el examen físico general no se evidenciaron huellas de violencia.

Según versiones extraoficiales, el padre ofendido tomó la decisión de matar a su propia hija después de conocer que ella había sostenido relaciones sexuales de su libre y espontánea voluntad, lo que echaba por tierra la versión de que había sido víctima de violación, como ella lo había manifestado. La Policía continúa las investigaciones del caso.