•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Más de 200 familias de la comunidad Amanecer Bolivariano, ubicada entre los límites de Ciudad Sandino y Mateare, resultaron ser “los patos de la fiesta” en un conflicto por el suministro de agua potable entre los pobladores de Oro Verde y el residencial Guardabarranco.

La mañana de ayer una cuadrilla de la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, de la delegación municipal de Ciudad Sandino, llegó a cortar la conexión del asentamiento Amanecer Bolivariano a unas tuberías que trasladan el líquido a Oro Verde, Miraflores y Guardabarranco.

Según los pobladores afectados, la acción de Enacal fue para reconectar la tubería del residencial Guardabarranco, ya que el pasado domingo esta fue cortada por los habitantes de Oro Verde, quienes aseguran que esas conexiones a un pozo comunitario son para beneficiarlos a ellos y a los comunitarios de Miraflores.

Urbanizaciones tienen sus propios pozos

El poblador Carlos Pérez González señaló que Enacal intenta resolver el conflicto entre Oro Verde y Guardabarranco dejándolos a ellos sin el servicio, a pesar de que la mayoría de urbanizaciones tienen sus propios pozos para abastecer de agua a los residentes.

Los comunitarios de Oro Verde han dicho que desde que Guardabarranco fue conectado a sus tuberías les ha fallado el servicio por el debilitamiento de la presión del agua.

“¿Cómo es posible que Enacal esté favoreciendo a los que tienen los recursos para hacer su propio pozo y nos quite el agua a los pobres, a los que ni siquiera tenemos tuberías y no nos han legalizado? Estamos esperando que se acuerden que existimos para que nos legalicen de una vez, pero no queremos que nos dejen sin agua”, dijo.

No es primera vez

Héctor Pérez Sequeira aseguró que no es la primera vez que cortan las conexiones de la comunidad Amanecer, sino que es la octava vez que lo hacen en los últimos dos meses, desde que los pobladores de Guardabarranco han presionado a los desarrolladores para que les resuelvan el problema de desabastecimiento de agua.

Francisco Cruz, administrador del residencial, dijo a El Nuevo Diario que esa situación debe ser resuelta por Enacal, ya que ellos cuentan con el aval de la empresa para recibir el agua de la misma conexión de Oro Verde y Miraflores.

El Nuevo Diario buscó la versión del delgado municipal de Enacal, Elías Espinoza, pero su asistente dijo que este no se encontraba.