•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los diputados ratificación ayer el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, mediante el cual se “restituyen derechos” a las trabajadores del hogar, entre ellos, el pago de horas extras y el respeto de la jornada de 8 horas; además, se modifican algunos términos, precisamente como el de “empleada doméstica” por el de “trabajadora del hogar”.

Con el Convenio 189 ratificado, los legisladores tienen que abocarse a realizar la reforma correspondiente, en este caso, al Código del Trabajo, en el que también se debe establecer que a partir de este momento los contratos entre el empleador y la trabajadora del hogar deberán hacerse por escrito y no de manera verbal.

Además, el diputado suplente por el FSLN, Luis Barbosa, propuso modificar el decreto de ratificación, incluyendo un nuevo artículo, mediante el cual se recomienda al Poder Ejecutivo que, una vez que “deposite el instrumento internacional” ante la OIT, aclare varias de las recomendaciones que establece el Convenio, Nicaragua ya las ha incorporado en su legislación laboral, entre ellas, el cambio de término de “doméstica” por el de trabajadora del hogar.

Nicaragua es el primer país centroamericano en ratificar el Convenio 189 y en pasar a formar parte de las aproximadamente 40 naciones que lo han ratificado.

Según el texto del Convenio 189, “los Estados Parte, al adoptar medidas para asegurar la libertad sindical y el reconocimiento efectivo del derecho de negociación colectiva, deberán identificar y suprimir las restricciones legislativas o administrativas u otros obstáculos al ejercicio del derecho de los trabajadores domésticos a constituir sus propias organizaciones o a afiliarse a las organizaciones de trabajadores que estimen convenientes, y al derecho de las organizaciones de trabajadores domésticos a afiliarse a organizaciones, federaciones y confederaciones de trabajadores…”

El presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, manifestó que ellos ya sabían que se iba a proceder a la ratificación de este Convenio, y creen que “es una decisión populista más que una decisión pragmática”.