•   Costa Rica y Chinandega  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un Tribunal de Juicio de Cartago, Costa Rica, absolvió ayer de los delitos de homicidio simple y homicidio culposo a los siete policías que no brindaron auxilio al nicaragüense Leopoldo Natividad Canda, mientras dos perros Rottweiler lo devoraban, la medianoche del 10 de noviembre de 2005.

Tras escuchar el fallo, la madre de la víctima, Juana Francisca Mairena, se desmayó, por lo cual fue trasladada al Hospital “Max Peralta”, de San José, donde quedó internada.

Leopoldo Natividad Canda Mairena fue devorado por los dos perros en presencia de los siete policías, el vigilante y el dueño de un taller automotriz de la ciudad de Cartago, donde ocurrió el hecho.

El Tribunal alegó falta de pruebas de la parte acusadora para demostrar la responsabilidad de los policías, quienes, según los jueces, carecían de capacitación para manipular sus armas, y de equipos necesarios, además de que “no había suficiente luz en el lugar” para salvar la vida de Canda.

Los policías fueron absueltos de los delitos de homicidio simple, homicidio culposo, omisión de auxilio e incumplimiento de deberes, y los jueces también rechazaron las dos acciones civiles resarcitorias presentadas por la madre de la víctima. 

Un octavo policía acusado no fue llamado a este segundo juicio, debido a un derrame cerebral, y su proceso está pendiente, según el Tribunal.

Luis Fernando Sáenz, abogado de la señora Mairena, no se presentó al fallo, que fue ampliamente cubierto por medios de comunicación costarricenses.

Culpabillidad fue demostrada

Abatida reaccionó Cipriana Mercedes Canda Mairena, hermana de Leopoldo Natividad, después de conocer el fallo del Tribunal de Juicio de Cartago.

Cipriana Canda Mairena, habitante del reparto Candelaria, del municipio de Chichigalpa, y madre de crianza de Natividad, quien emigró a los diez años hacia Costa Rica, aseguró que Guillermo Hernández --el cuidador del taller-- echó a las fieras a su hermano.

“En las imágenes de la televisión se observa cuando este señor hace ademanes para que los dos perros atacaran a mi hermano. Eso está demostrado”, y es inconcebible que los jueces de Cartago hayan fundamentado la sentencia en que durante el debate que inició el pasado 14 de septiembre, las pruebas necesarias para culpar a los imputados no se aportaron”, expresó la hermana de la víctima.

Agregó que Natividad no era delincuente, y entraba al taller porque Hernández le regalaba chatarra a él y a otros tres hombres.

A Cipriana Mercedes le resulta inconcebible que el celador no haya detenido inmediatamente el ataque de los perros, y justifique que a la media hora llamó por teléfono a su patrón para calmar a los dos canes.

Su madre con derrame

Cipriana Mercedes expresó que a inicios de esta semana regresó de Costa Rica, donde estuvo atendiendo en un hospital de Cartago a su madre, Juana Francisca, quien sufre de derrame cerebral, a consecuencia del sufrimiento por la muerte de su hermano, y por la falta de justicia de las autoridades de Costa Rica.

“Ese fallo absolutorio es un golpe para nosotros. Con ese veredicto se demuestra la complicidad de las autoridades de ese país. Los policías no hicieron absolutamente nada por defender la vida de mi hermano. Mantengo que el dueño y el celador del taller son culpables”, dijo.

Manifestó que Fernando Sáenz, abogado de su familia, les dijo que habían grandes posibilidades de ganar el caso, pero resultó lo contrario, por lo que considera que “hubo dinero de por medio para favorecer a los culpables”.

Que el gobierno demande a Costa Rica

Cipriana Mercedes solicitó audiencia al presidente Daniel Ortega para pedirle que demande al Gobierno de Costa Rica ante las cortes internacionales de justicia y derechos humanos por este fallo que calificó de absurdo.

Dijo que su hermano Genaro Ramón murió en defensa de la Revolución Sandinista, por lo que urgió al mandatario ayuda económica para su madre, quien pasa por una situación muy difícil.

“Hoy fue mi hermano, mañana puede ocurrir con cualquiera de los miles de nicaragüenses que trabajan en el vecino país, y hay que sentar un precedente”, afirmó.

"Monstruosidad jurídica y barbaridad

Los defensores de derechos humanos en Nicaragua consideraron que el fallo que absuelve a los policías ticas por la muerte de Canda es lamentable.

Vilma Núñez, Presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, institución que conoció del caso, dijo que cree en la rectitud de los tribunales de justicia costarricenses, pero que con dicho fallo a favor de los policías solo queda demostrada la xenofobia que existe en el país vecino en contra de los nicaragüenses.

“Sabemos que existían todos los elementos de juicio y todas las pruebas necesarias para establecer las responsabilidades de todos los que se habían involucrado en tan horrendo crimen. Entonces, con este antecedente, nos parece una monstruosidad jurídica y es una barbaridad”, expresó Núñez.

Por su parte, Marcos Carmona, Director Ejecutivo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, consideró que dicha resolución judicial es una triste noticia para la familia del fallecido y la misma justicia.

“Aquí con esta decisión lo que están dejando ver es el menosprecio que tienen a la vida. En todo momento fue evidente la negligencia que tuvieron estos miembros de la Policía de Costa Rica, y lamentamos mucho que estas decisiones empañen a la justicia y que un hecho como este, que afectó a un ciudadano nicaragüense, quede en la impunidad”, cuestionó Carmona.

Los defensores de derechos humanos exhortaron al gobierno de Nicaragua a acompañar y velar por los derechos de los familiares de Canda, y advirtieron que, una vez que haya concluido los procedimientos legales en Costa Rica, y si no se obtiene justicia en este caso, elevarán la denuncia ante los organismos internacionales de derechos humanos contra las autoridades ticas.

 

(Con la colaboración de Carlos Larios)