•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los cuatro miembros de la denominada banda “Atahualpa”, dedicada al trasiego de armas de guerra hacia Honduras y jefeada por Atahualpa Urbina, fueron sentenciados este jueves a siete días de prisión preventiva por el juez Décimo Distrito Penal de Audiencia de Managua, Carlos Solís.

Junto a Urbina quedaron bajo prisión Pedro Molina Rayo, Jerónimo Cáceres y Rider Ulloa Santos, quienes según la acusación del Ministerio Público se estaban dedicando a comprar armas de guerra --fusiles AK 47--, que luego trasladaban a Honduras.

En el extenso escrito acusatorio se menciona que los miembros de la banda “Atahualpa” utilizaban la ruta Mercado de Mayoreo-Tipitapa-Estelí-Nueva Segovia-Jalapa, para trasegar las armas de uso restringido hasta hacerlas llegar a su destino final en Honduras.

Urbina Orzoco fue capturado por la Policía dentro de un autobús que cubre la ruta Managua-Jalapa la tarde del pasado lunes frente a La Subasta, donde minutos antes se había producido la detención de los otros tres acusados.

Al momento de ser capturado, Atahualpa Urbina Orozco trasladaba 16 fusiles AK-47 con 119 cartuchos, y un fusil M16 con su cargador, refiere la acusación.

Para trasladar los fusiles de la casa de Pedro Molina Rayo, en Villa Reconciliación, a la terminal de buses en el Mercado de Mayoreo, los indiciados utilizaron el carro Lada, rojo, placas M 00 6111, propiedad de Jerónimo Cáceres, según la acusación.

Mientras Molina y Cáceres trasladaban los 16 fusiles AK-47 a la terminal de buses, Urbina y Ulloa los esperaban en el sitio donde salen los buses hacia el Norte y hacia la región del Caribe.

Por los hechos mencionados, la Fiscalía les imputa a los cuatro reos la presunta coautoría del delito de fabricación, tráfico, tenencia y uso de armas restringidas, sustancias o artefactos explosivos --en la modalidad de posesión y transporte-- en perjuicio del Estado.

Durante la audiencia preliminar, los abogados defensores de los cuatro acusados le pidieron al juez imponer una medida diferente a la prisión preventiva, y hasta ofrecieron propiedades como garantías y el pago de cauciones económicas.

Pero el judicial consideró que el ilícito imputado a los cuatro procesados es grave, agregando que “es importante garantizar la paz y la tranquilidad de la sociedad”, razón por la cual los dejó con arresto provisional.

La audiencia inicial fue programada para el próximo 25 de octubre a las 9:00 am, y en ellas se decidirá si la causa pasa a juicio y si se mantiene la prisión preventiva para los indiciados.