Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

“Querido Ernesto, me entero de la miserable campaña que algunos desalmados están conduciendo contra ti en tu propio país, del que eres el representante más noble y más digno.

Encarnas un ejemplo de entereza política que no se ha doblegado ni ante la tiranía somocista ni ante la soberbia del Vaticano.

Por tu humildad, tu modestia y tu inquebrantable temperamento, constituyes un modelo para todos aquellos y aquellas que luchan, sin traicionar nunca principios, en favor de los desfavorecidos.

Y quisiera expresarte mi total solidaridad en este penoso momento.

Te ruego me digas de qué modo podría serte lo más útil. Sabes que puedes contar conmigo y con millones de amigas y amigos por el ancho mundo, que te admiran como creador, como poeta, como militante, como revolucionario y como indómito resistente.


Un fuerte abrazo solidario.

Ignacio Ramonet.