Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Cuando se cumplen --el 12 de septiembre de 2008-- 10 años del encarcelamiento de los cinco antiterroristas cubanos (Gerardo Hernández, Rene González, Fernando González, Antonio Guerrero y Ramón Labañino) en cárceles norteamericanas, “una vez más la Corte de Apelaciones de Atlanta se prestó a la protección del terrorismo que practica el gobierno de ese país y decidió perpetuar una cruel, absoluta e infame injusticia”, manifestó Ricardo Alarcón Quesada, presidente de la Asamblea Nacional de Cuba.

La decisión de la Corte de Apelaciones de Atlanta, conocida el jueves 4 de septiembre de 2008, rechazó las solicitudes de reconsideración del caso de los cinco cubanos presos en cárceles norteamericanas, presentadas por la defensa el 24 de junio último.

 Esto significa, dijo Alarcón en conferencia de prensa, que la decisión adoptada el pasado 2 de septiembre ratifica y pone en vigor la decisión adoptada el pasado 4 de junio de 2008 por el panel de tres jueces encargado por la Corte de examinar el caso, el mismo panel que en 2005 revocó las condenas de los 5 y ordenó un nuevo juicio por considerar que no tuvieron un juicio justo.

 En consecuencia, explicó Alarcón, la decisión ratifica los veredictos de culpabilidad de los 5; confirma las sentencias contra Gerardo (dos cadenas perpetuas más 15 años) y René (15 años), y la jueza Joan Lenard, de la Corte de Miami, puede a partir de ahora mismo, iniciar el proceso para dictar nuevas sentencias a Ramón, Antonio y Fernando.

A partir de esta decisión, la defensa tiene un plazo hasta el 1 de diciembre de 2008 para solicitar al Tribunal Supremo de Estados Unidos que acepte revisar el caso.

“Vamos a apelar a la Corte Suprema de Estados Unidos, a la corte mundial, a la interplanetaria, adónde haya que ir en materia legal para, en ese terreno, luchar contra esta infamia”, dijo el presidente de la Asamblea Nacional, Ricardo Alarcón, en la rueda de prensa.

Subrayó que lo más importante será en adelante la movilización internacional para “despertar las conciencias de la gente en el mundo”, sobre todo en Estados Unidos, a cuyos grandes medios de prensa imputó tender una cortina de silencio sobre el caso. 
Este fallo judicial coloca a la Jornada Internacional de Solidaridad con los Cinco --que se desarrollará a partir del 12 de septiembre, cuando se cumple una década del injusto encierro--, en un contexto que reclama mayor urgencia, dijo, y exhortó a todos los que creen en la justicia a que la conviertan en un movimiento que despierte finalmente la conciencia de las personas. 
Las actividades se extenderán hasta el 28-30 de abril próximos, cuando se efectúe en La Habana el Segundo Encuentro Juvenil Internacional en Apoyo a los Cinco. Las acciones tendrán lugar en naciones de todos los continentes, incluso en Estados Unidos, donde se celebrará, entre otros, un concierto en Nueva York, una marcha en Washington y actividades en otras ciudades, incluyendo Miami.

El concierto ha sido convocado por el Comité Internacional por la Libertad de los Cinco, y se denominara “Cinco Estrellas y un Canto”. Será el sábado 13 de septiembre a las 7:30 de la noche, en el Centro Hostos para las Artes y la Cultura, con reconocidas figuras de América Latina y el Caribe, será trasmitido en vivo para toda América Latina por Telesur.

“Cinco Estrellas y un Canto” contará con la actuación de reconocidos músicos e intérpretes como Danny Rivera (Puerto Rico), Víctor Víctor (República Dominicana), y Todas las Estrellas Doradas del Jazz, de Puerto Rico (Estados Unidos).

Además, contará con la participación especial del actor estadounidense Danny Glover.

En reciente visita a Santiago de Chile, el abogado defensor estadounidense, Leonard Weinglass, habló con  el periódico La Nación sobre los abusos legales cometidos contra los cinco.

Weinglass defendió a Angela Davis, activista afroamericana, acusada de asesinato, a quien logró absolver, y a la actriz Jane Fonda, que demandó a la Casa Blanca por espionaje en su contra.

Sobre los cinco cubanos, dijo, estaban en EU para monitorear las actividades de los terroristas que se encuentran allí mismo y que están atacando su país. De manera que eran parte de una guerra contra el terrorismo, que es lo que la Casa Blanca le dice al mundo que es su objetivo primario.